Alphabet: el plan de Google a largo plazo

La decisión de conformar el "holding", con todas las divisiones y una estructura propia, es una apuesta al futuro de sus nuevos negocios, dicen los analistas.
La nueva sociedad financiera es la reinvención de la empresa.
La nueva sociedad financiera es la reinvención de la empresa. (Pascal Rossignol/Reuters)

San Francisco

Si a Wall Street le preocupaban los despilfarros Google, entonces el aumento en el precio de las acciones tras su mágica reinvención del lunes como el nuevo conglomerado de tecnología Alphabet fue una manera muy extraña de demostrarlo.

Esta transformación formalizó lo que director general Larry Page ha dicho: Google tiene los ojos puestos en los mercados de tecnología de enorme crecimiento como los autos sin conductor, los drones y la biotecnología. Reorganizar a Google como un holding (dejando el de búsqueda y otros negocios de internet como uno más de muchos brazos operativos) es una nueva estructura para el largo plazo.

Si los inversionistas tenían dudas anteriormente, este fue un mensaje muy claro de que el dinero que sale de los negocios de internet de la compañía es para respaldar su ambiciosa agenda en el mundo de la tecnología; es decir, el conglomerado por definición del siglo 21 que quiere construir Larry Page.

Todo esto podría parecer solo una receta para una estrategia de inversión más agresiva aún, justo lo que los inversionistas del mercado temían cuando Google empezó a verter su exceso de capital en sus grandes proyectos. Sin embargo, después de un periodo de bajo rendimiento desde principios del año pasado, las acciones de Google aumentaron más de 5 por ciento en el mercado secundario.

El entusiasmo de Wall Street tiene también otro aspecto. La metamorfosis de Google en Alphabet se interpreta como una señal de que Page y su cofundador Sergey Brin finalmente están listos para enfrentar algunas preocupaciones de los inversionistas, aún cuando pueda parecer que los cambios tengan el efecto contrario. Para ser una compañía que siempre ha desdeñado a Wall Street, esto podría marcar un hito en su historia financiera.

Otra preocupación es la falta de apertura sobre el desempeño de los diferentes negocios de Google. Sin esa información, Wall Street no puede entender realmente cómo funcionan las operaciones medulares de internet mientras busca el cambio hacia un mundo que gira en torno a los smartphones, o cuánto dinero se está invirtiendo en nuevos esquemas como los autos sin conductor, los drones de entrega o los termostatos de las casas inteligentes.

El lunes Google dijo que empezaría a presentar resultados de sus negocios principales por separado a partir del cuarto trimestre de este año. Pero eso no es lo único que quiere Wall Street. Por ejemplo, todavía será imposible ver cómo va Youtube, o cuánto obtiene Google por publicidad.

Aún así, el gesto de apertura del lunes obtuvo una respuesta entusiasta por parte de los inversionistas.

“Se trata realmente de un paso muy importante para llevar a la compañía a separar los negocios”, dice Youssef Squali, un analista de Cantor Fitzgerald. Si, como creen algunos analistas, el margen de operación de ganancias en los negocios medulares de Google es de más de 60 por ciento en comparación con la cifra de 40 por ciento que actualmente reporta, después del efecto de invertir en nuevos negocios, la confianza aumentará.

Wall Street también presiona para que la compañía explique sus inversiones con mayor claridad. Con sus gastos enormes, y con los costos que caen sobre sus márgenes totales, siempre quedan dudas sobre su disciplina financiera. La designación hace unos meses de Ruth Porat como directora de finanzas, el mismo puesto que tenía en Morgan Stanley, aumentó las expectativas de un mayor rigor.

No se dio información específica el lunes para indicar cómo, o si, las políticas de distribución de capital de Alphabet serían diferentes a las del viejo Google.

Aún así, dicen los analistas que por el sólo hecho de separar las diferentes operaciones en un holding obligará a Google a presentar casos separados de cada uno de sus negocios. Con esto se hará un “enfoque láser” en el desempeño financiero de los negocios nuevos y con el tiempo cada uno se verá obligado a mantenerse en su propio pie, dice Squali.

Otros analistas de Wall Street van más allá. El crear un holding es el tipo de acción que a la larga pueden llevar a la disolución de una compañía, dice David Garrity, analista de GVA Research.

“Cuando la gente ve estas situaciones inmediatamente piensa ‘spin-off’ (empresas derivadas), explica. Aunque cualquier medida  sea a futuro, Garrity considera que el aumento en el precio de las acciones demuestra que Wall Street considera que este es un primer paso ya que las disoluciones suceden cuando  las compañías “cortan y separan las cosas para aparentar que valen más”:

Este mensaje no cuenta con la aprobación universal del mundo de la tecnología. La renuencia de Google a adoptar las convenciones normales de las compañías bursatilizadas puede resultar frustrante para Wall Street pero también se le considera una señal de su enfoque decisivo a largo plazo. En consecuencia, cualquier señal de que se está adaptando al modo financiero puede resultar desagradable.

George Colony, director general de la firma de investigación Forrester resumió esto en un tuit: “Google escogió la solución de un banco de inversiones para mantener el momentum. ¿Los riegos? Conflicto, confusión del cliente, degradación del ecosistema”.

Según el director general de Google, sin embargo, una estructura corporativa más suelta hará que la compañía cumpla con sus proyectos, no que los impida.

En una entrevista con Financial Times a finales del año pasado, Page explicó que los diferentes proyectos de lanzamiento son negocios que funcionan por ellos mismos, no son partes de un todo. Y argumenta que muchos de los nuevos negocios de Google no deben verse como parte de un único plan para recolectar información y vender más publicidad para el mismo grupo de clientes.

Al menos, este es un mensaje que puede ayudar a Google a combatir las crecientes preocupaciones por el gran poder de la empresa y la amenaza que supones para la privacidad de la gente.

Sin embargo, en lo que Alphabet emerge, como de una crisálida, y la calidad de la ambición de Google se hace evidente, también existe el riesgo de que el efecto sea totalmente opuesto.

EL DATO

40% Margen de operación de ganancias en negocios medulares que reporta Google; los analistas opinan que puede ser hasta de 60 por ciento.

5% Alza de las acciones de Google; la firma llevaba una racha de bajo rendimiento desde principios de año.

7 Firmas que conformarán Alphabet: Google, Nest, Calico, Fiber, XLab, Venture y Capital.