Almuerzo con FT - Richard Branson: “La clave para manejar una compañía es escuchar”

El famoso millonario británico habla de su nueva empresa de viajes al espacio así como de sus dos próximas salidas a Bolsa en Londres y Nueva York.
Richard Branson abra de su nueva empresa de viajes
Richard Branson habla de su nueva empresa de viajes (Shutterstock)

Estados Unidos

Nuestro almuerzo cae a la mitad de una típica semana de Richard Branson , que empezó en Montreal con una reunión de su fundación de beneficencia, Virgin Unite, después se trasladó a Toronto para el lanzamiento un programa de entrenamiento de Virgin Mobile para los canadienses indigentes. Está en Nueva York para realizar una conferencia de prensa para la Comisión Global de Políticas sobre las Drogas, un grupo que incluye a nueve ex líderes mundiales que están a favor de la despenalización del consumo de drogas.

Después estará en la periferia de Filadelfia para el largamente esperado vuelo suborbital con Virgin Galactic, “la primera línea espacial comercial del mundo”. En algún momento entre estas apariciones públicas, también encuentra tiempo para manejar una ecléctica colección de aerolíneas, operadores de trenes, gimnasios, negocios de telefonía móvil, estaciones de radio, festivales de música y bancos que han construido una fortuna que la revista Forbes estima en 5 mil millones de dólares (mdd).

Él ha realizado una gran cantidad de hazañas que que pueden revolver el estómago como viajar en globos aerostáticos, en botes de alta velocidad y cosas parecidas. Pero, a los 64 años, sabe que ir al espacio le pondrá una diferente presión a su cuerpo. “Hay ocho segundos en los que pasas de cero a 3 mil 500 millas por hora”, dice. Con una fuerza de gravedad de 4.5, “tienes que sentirlo en tu cuerpo”.

Branson está en una carrera espacial con Elon Musk de Tesla Motor’s y Larry Page de Google, sus amigos y compañeros multimillonarios. (Branson ofició en la boda de Page en Necker, su casa en las Islas Vírgenes, en donde Musk ahora es su vecino). Él ha estado soñando con cohetes desde que vio el primer alunizaje en 1969.

“La empresa especial será nuestra compañía emblema”, dice. “Porque somos la única empresa privada en el mundo que envía personas al espacio, los siguientes meses son, obviamente, algo que tiene un efecto de halo en todas las empresas Virgin”.

Pregunto qué es lo que Branson rechaza. Admite que no es bueno para decir no. “Algunas veces lo veo como la educación universitaria que nunca tuve. Estamos aprendiendo sobre el negocio de los trenes, el de la telefonía móvil, las operaciones espaciales”. dice, “y más en nuestro mundo que sin fines de lucro”.

Solamente rechaza una idea si “no va a transformar la vida de las personas o si no va a ser divertido hacerlo, o si es algo con lo que nos sintamos incómodos al hacerlo”, explica. Así que por ejemplo, no habrá cigarrillos de mariguana Virgin, aunque una de sus misiones es instar a los gobiernos a terminar con una fallida guerra de 50 años contra las drogas. “Como hombre de negocios, si una de mis compañías hubiera fracasado durante 50 años la habría cerrado hace 49 años”, dice.

Ya pasaron 30 años desde que pasó de manejar una disquera independiente a competir con British Airways, pero los últimos planes de Virgin, lo están llevando nuevamente a negocios de los que sabe poco.

Está construyendo dos cruceros “muy grandes”, “para ver si puedo atraer a gente como yo que nunca han estado en un crucero”. Parece que no le preocupa la idea de entrar en negocios que desconoce, diciendo: “La clave para manejar una compañía es saber escuchar”.

Él ve a las líneas de cruceros como una industria que se ha estado manejando mal, de la misma manera como vio a las aerolíneas en la década de los 80. La línea aérea -como era de esperar, dado los registros financieros de la industria- nunca ha sido la parte más rentable de los negocios de Branson. El año pasado redujo a la mitad sus pérdidas a 51 millones de libras y este año los ejecutivos dijeron que deberá haber utilidades. Siempre han sido elusivos los números firmes, pero Branson afirma que Virgin Group “se encuentra en la posición más fuerte en la que jamás ha estado”- “rica en dinero” sin endeudamiento neto.

El grupo también tiene un modelo de negocios que le permite esparcir el efectivo. Delta Airlines ahora es dueño del 49% de Virgin Atlantic, Branson ha cobrado su pequeña participación en negocios de telecomunicaciones Virgin Media y muchos de sus negocios están controlados por otros inversionistas, con Virgin recolectando derechos de licencia para el uso de su nombre.

Es un modelo que le permite embarcarse en lo que parece ser diversificaciones extravagantes mientras al mismo tiempo limita el riesgo. Así que, mientras los dos cruceros costarán 2 mil mdd, “traeremos socios externos”, señala.

Lo más probable es que las finanzas de Virgin sean reforzadas en los siguientes meses por las cotizaciones en bolsa de Virgin Money, la firma de servicios financieros con sede en el Reino Unido, mientras que Virgin America, la aerolínea de bajo costo con sede en EU en donde tiene 22% de participación, ha entregado los papeles para una oferta pública inicial en Nueva York. Se habla de una valuación de mil mdd, pero él no hace comentarios al respecto.

En septiembre, le dijo a su personal que podían tomar tantas vacaciones anuales como ellos quisieran, con la condición de que primero deberían “sentirse 100% cómodos de que ellos y su equipo estaban al corriente en cada proyecto”. Branson dice que durante años se ha tomado vacaciones extendidas, pasando dos o tres horas al día en los negocios, pero delegando lo suficiente.

“Aprendí el arte de hacer esto al iniciar mis 20. Esto me permitió tener una vida”, señala. La vida de Brenson -su casa en una isla del Caribe, su afición al kite surfing (actualmente tiene cuatro récords, incluyendo el de la persona de mayor edad que cruza el Canal Inglés en kite surfing).

Acaba de terminar de construir una nueva casa en Necker para sus hijos, Sam y Holly. Los dos se están involucrando más en su trabajo de caridad, sus aventuras y su compañía.

“Creo que las empresas se benefician con un rostro -especialmente las empresas familiares- y Sam y Holly son un rostro más joven que yo”, dice. Ya pasaron 46 años desde que Branson a los 17 años empezó su primer negocio, una revista juvenil llamada Student.

Probablemente Branson es el hombre de negocios más popular de Gran Bretaña, pero cuando regresó le pregunté sobre los titulares hostiles por vivir en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas. Él defiende la decisión. “Si alguien viene a Necker, se dará cuenta que es un lugar muy bonito para vivir”, dice.

Le pregunto por qué escribió The Virgin Way, el séptimo libro de Branson. “Si has tenido una buena vida, creo que es importante compartir lo que has aprendido para las futuras generaciones”, dice.

Virgin Books es otra de sus más de 50 compañías y me pregunto si el libro necesita un capítulo para podar la madera muerta. “No soy muy bueno para recortar las cosas que no van bien”, admite.

Cita a las Virgin Megastores como uno de los negocios en los que se aferró por demasiado tiempo. Pero varios lanzamientos ostentosos de Virgin -desde Virgin Brides hasta Virgin Cola- han sido sacrificados silenciosamente después de no funcionar; y el mes pasado, enterró a Little Red, una aerolínea británica de viajes cortos.

Branson describe al fracaso como parte de ser “un verdadero emprendedor”, dice . Pero después de casi cinco décadas, no tiene ningún deseo de empezar todo de nuevo. Así que a pesar de que parecen apuestas audaces, estas son financiadas sin poner en riesgo a la compañía. Por ejemplo, Virgin está invirtiendo alrededor de 500 mdd en Virgin Galactic, pero el 30% del costo total proviene de Abu Dhabi.

“Si has tenido una buena vida, creo que es importante compartir lo que has aprendido para las futuras generaciones”.

Andres Edgecliffe-Johnson es el editor de noticias de Estados Unidos de Financial Times.