Alibaba ya invierte en ideas de nuevos modelos de negocio

El comercio electrónico puro empezó a llegar a una época en que aumentará la caída de los rendimientos.
La sede de la compañía en la provincia china de Zhejiang.
La sede de la compañía en la provincia china de Zhejiang. (Chris Keane/Reuters)

Pekín

Ahora que las acciones de Alibaba llegaron a su punto más bajo esta semana, Daniel Zhang, su presidente ejecutivo, busca tranquilizar a sus empleados: "Nuestros valores no flaquean con las fluctuaciones de los precios de las acciones".

Después de llegar a un máximo de 119 dólares en noviembre, dos meses después de su oferta pública inicial récord de 25 mil millones de dólares en Nueva York, las acciones de Alibaba descienden de manera constante. Cayeron por debajo del precio de lista de 68 dólares por primera vez el lunes, con un empujón por las turbulencias del mercado en China, donde tiene su sede, y en EU, donde cotiza.

La declaración de Zhang tuvo un inquietante sonido. En 2012, Alibaba.com, la primera encarnación de la compañía como empresa que cotiza públicamente en Hong Kong, se volvió privada a través de una compra de sus directivos. Esa acción llegó junto con la declaración de que dejar de cotizar liberaría a la empresa de "la presión de las expectativas del mercado, la visibilidad de ganancias y las fluctuaciones de los precios de las acciones".

Si no se controla, la tendencia a la baja del precio de las acciones de Alibaba puede empezar a imitar a su desventurado predecesor.

Al cotizar en 2007, las acciones de Alibaba.com llegaron a su nivel más alto en el primer día de operación, solo para caer de forma constante durante cinco años hasta un final ignominioso.

Para la alta dirección de Alibaba y su fundador, Jack Ma, la lección de su primera OPI es simple: siempre hay que tener un plan de respaldo.

En el caso de Alibaba.com, la alternativa fue una plataforma que se lanzó en 2006 de nombre Taobao. Un mercado en línea del tipo de eBay donde los vendedores alquilan locales virtuales y ofrecen de todo, desde calcetines y smartphones hasta muñecos sexuales inflables de David Beckham. Taobao y TMall, su contraparte que se dirige a vendedores de marcas más conocidas, dominan el comercio electrónico en China. Juntos representan 8 por ciento de todas las ventas minoristas y son la columna vertebral de la segunda encarnación de Alibaba como empresa pública.

De acuerdo con Wang Guanxiong, fundador de Heavy Innovation Lag, una consultoría con sede en Pekín, para el momento en que empezó a cotizar, Alibaba ya mostraba señales de que había visto sus mejores días. "Alibaba cotizó a su máximo el año pasado. No había mucho espacio más para crecer", dice.

La lucha de Taobao se ilustra por sus decepcionantes resultados más recientes. En el último trimestre, el valor bruto de la mercancía y los ingresos crecieron a su nivel más bajo en más de tres años.

Iresearch, una consultoría con sede en Pekín, predice que el comercio electrónico puro empezó a llegar a una época en que aumentará la caída de los rendimientos. De un crecimiento de 70 por ciento que se registró en 2011, predice que a partir de 2018 será de 16 por ciento al año.

Sin embargo, Alibaba dejó claro que puede innovar y surgir con nuevos modelos de negocio cuando los viejos empiezan a batallar. Ya invierte en ideas para una era posterior a Taobao.

Jack Chen, profesor de mercadotecnia de Cheung Kong Graduate School of Business en Pekín, dice que el comercio electrónico cambia y que Alibaba empieza a apoyar una nueva forma de venta detallista en línea.

La mercadotecnia de "canal combinado", dice Chen, donde los clientes van a las tiendas físicas y a los restaurantes, pero hacen las compras en línea, principalmente con smartphones, crece más rápido que el comercio electrónico tradicional. "Taobao cumplió su trabajo, que fue ir al mercado de valores y obtener mucho dinero. Ahora Alibaba probablemente debe buscar nuevos modelos de negocio", dice.

En agosto, la compañía adquirió una participación de 20 por ciento del detallista de productos electrónicos Suning. También invirtió en una empresa conjunta con el sitio web Koubei, que busca capitalizar la tendencia del comercio "en línea a fuera de línea".

Pero el éxito futuro de Alibaba puede estar con sus afiliados de pagos, Ant Financial. La compañía, que es propiedad de Jack Ma y sus asociados de forma independiente de Alibaba, controla Alipay, el sistema de pagos de Alibaba, y el banco en línea Mybank. Ma dijo que Ant Financial podría empezar a cotizar en China, aunque se negó a dar un calendario, mientras que algunos reportes sugieren que puede ser a principios de 2017. Ding Daoshi, fundador de Sootoo Research, un sitio de análisis con sede en China, dice que Alibaba "tuvo una sobrevaloración desde el principio", pero agrega que "otra razón para el pesimismo es que los negocios más rentables y con mayor perspectiva de Alibaba, como Ant Financial, van a cotizar de forma separada. La gente los va a ver a ellos, y no a Taobao, como el futuro de Alibaba".

Las compañías de Alibaba que cotizan públicamente crecieron a la par con la economía general de China. Alibaba.com juntó en línea a los exportadores chinos y a los compradores mayoristas de occidente, con la intención de aprovechar el enorme motor de crecimiento de China basado en las exportaciones.

Cuando cambió su enfoque a Taobao, Alibaba caminaba hacia la nueva moda de China para transformar su economía con un impulso en el consumo.

Ahora, Ant Financial conectó con el aumento del internet móvil y la estrategia del gobierno de "internet plus". El Estado quiere usar la red para darle vida a los sectores excesivamente regulados y monopolizados de la economía china, como las finanzas y el transporte.

Pero incluso si Ant Financial es el futuro, Ding dice que Taobao y Tmall todavía crecen con una gran rapidez. "No debemos descartarlos, todavía son grandes negocios".

Información adicional de Ma Fangjing.