Acreedores buscan recuperar deuda privada de Cuba

En el último año, los líderes socialistas de Cuba empezaron a negociar con otros gobiernos para reestructurar las deudas que no pagó durante décadas, desde que cayó en default en la década de ...
Un hombre pedalea una bicicleta en La Habana mientras que con las manos sostiene una bandera de Estados Unidos y otra de Cuba con motivo de la visita de Barack Obama a la isla.
(Reuters / Alexandre Meneghini)

Los acreedores que buscan llegar a un acuerdo con Cuba sobre su deuda privada, que cayó en impago, nombraron a un experto para coordinar su trabajo y empezar el diálogo con el gobierno.

El nombramiento de Rodrigo Olivares-Caminal, profesor de la Universidad Queen Mary de Londres, es la última señal de que los inversores se preparan para el regreso de Cuba a los mercados financieros, ya que empezó a hacer las paces con Estados Unidos sobre el embargo de la guerra fría.

En el último año, los líderes socialistas de Cuba empezaron a negociar con otros gobiernos para reestructurar las deudas que no pagó durante décadas, desde que cayó en default en la década de los 80.

Para poder tener de nuevo acceso a los mercados internacionales de deuda, es posible que con el tiempo la isla del Caribe también tenga que acordar las condiciones con sus acreedores del sector privado a los que se conoce como el Club de Londres.

Un grupo de acreedores comerciales que se formó el año pasado cuando Cuba concluyó los acuerdos con varias instituciones financieras oficiales, como Rusia, México y miembros del Club de París de países acreedores, nombró como coordinador a Olivares-Caminal.

El grupo, que dice representar 40 por ciento de las reclamaciones del sector privado en Cuba, comprende CRF Ltd, Adelante y Stanford Trust, tres fondos especializados en deuda soberana exótica.

“Estamos en las primeras etapas para llegar a los interesados”, dijo Olivares-Caminal. “El Club de París realmente es la última etapa antes de participar con los acreedores del Club de Londres”, agregó.

Olivares-Caminal será el responsable de atraer a otros poseedores de deuda cubana, ya que el grupo se fragmentó y son difíciles de ubicar desde el incumplimiento de pagos y operan pocas veces.

Como ciudadano argentino que habla español, con experiencia en asesorar a los gobiernos en la reestructuración de deuda y trabajar para las Naciones Unidas, es posible que Olivares-Caminal tenga una buena posición para negociar con el gobierno cubano, agregaron personas familiarizadas con la situación.

Durante años, las estadísticas oficiales del gobierno no dan a conocer plenamente el tamaño de la deuda del sector privado. Cuba le debe a los acreedores del grupo de Olivares-Caminal mil 200 millones de dólares (mdd), sin incluir un considerable interés que se acumuló después de la fecha del default, de acuerdo con las estimaciones.

Cuba se declaró en moratoria en 1986 con los bancos comerciales y gobiernos de Occidente que le prestaron dinero para proyectos de desarrollo en la década previa.

En 2011 el gobierno cubano dio un viraje en su política, busca cambiar el perfil de la deuda y asegurar nuevos préstamos.

El acuerdo con los países del Club de París a finales del año pasado, que, dijo, pagaron 2 mil 600 mdd en retraso a cambio de 4 mil mdd de exención de deuda, marcó el mayor éxito hasta el momento.

“Reitero la disposición del gobierno cubano para honrar los compromisos que resulten de este y otros acuerdos que se alcanzaron durante la reprogramación de nuestra deuda con otros Estados y su sector privado”, dijo el presidente Raúl Castro en un discurso en diciembre.