Acaba la “bonanza” de deuda en los mercados emergentes

Es probable que el cambio presione los balances, “sin importar si existe una crisis que entra en juego”: Nomura.
La construcción de la sede del Banco Central en Río de Janeiro.
La construcción de la sede del Banco Central en Río de Janeiro. (Sergio Moraes)

Las ventas de deuda en moneda extranjera en Brasil y Rusia se pararon repentinamente, en medio de una fuerte desaceleración en varios países más, de acuerdo con una investigación de Nomura, lo que resalta el grado de la debilidad de los mercados emergentes.

Jens Nordvig, estratega de tipo de cambio global en el banco japonés, dijo que está claro que la "bonanza" de deuda por la que pasaron todos los mercados emergentes ya terminó. Durante 2012-14 se emitieron alrededor de 250 mil millones de dólares al año.

La emisión neta de bonos en los mercados emergentes se paró este año, con la excepción de China, donde las empresas emitieron alrededor de 50 mil mdd.

Este cambio probablemente ponga presión a los balances "sin importar si existe una dinámica de crisis emergente que entra en juego", dijo Nordvig.

La acumulación de deuda en los mercados emergentes que señaló el Fondo Monetario Internacional, que en su último informe de estabilidad financiera mundial dijo que la deuda de las empresas no financieras alcanzó 18 billones de dólares el año pasado, más de cuatro veces el nivel de 2004, con el riesgo de quiebras de grandes empresas.

Nomura dijo que la emisión bruta estuvo cerca de cero por un tiempo en Brasil y Rusia. Sobre una base neta, las emisiones fueron firmemente negativas en Brasil y Rusia durante 12 meses, con una caída más pronunciada en los últimos seis meses.

Otros países de mercados emergentes donde la emisión neta de deuda disminuye incluyen a la India, México, Tailandia y Malasia.

Chile, Colombia, Sudáfrica e Indonesia lograron una respetable emisión neta. Pero esto puede disminuir si los mercados de crédito se siguen deteriorando, dijo Nomura.

Hubo dos aspectos positivos en el panorama de los mercados emergentes, dijo Nomura. Hay poco espacio para la emisión de moneda dura en los mercados emergentes para que caigan todavía más. "Esto no significa que la presión general del flujo no se puede acelerar más. Si la fuga de capitales nacionales se afianza, el potencial es muy grande", dijo Nordvig.

"Pero eso sugiere que la presión por las dinámicas de emisiones básicas y de vencimientos ya está cerca de alcanzar un máximo en una serie de lugares".

El segundo aspecto positivo fue que el valor nominal de los bonos con vencimiento en el cuarto trimestre no aumentó. Esto puede calmar las preocupaciones de inestabilidad monetaria de los mercados de crédito y frenar a los bancos centrales que consideran una intervención, dijo Nomura.

El FMI advirtió a los países emergentes y mercados de bonos que se preparen para un aumento en las insolvencias corporativas, y dijo que las operaciones de deuda empresarial de los mercados emergentes casi se duplicó de 2004 a 2014, a 17 por ciento.