AB InBev decepciona por crisis brasileña

La cervecera belga-brasileña también dijo ayer que sus planes de adquisición para SABMiller mantienen su rumbo para poder completarse a finales de año.
El corporativo de la cervecera en Bélgica.
El corporativo de la cervecera en Bélgica. (Yves Herman/Reuters)

Anheuser-Busch InBev, la compañía cervecera más grande del mundo, reportó resultados decepcionantes para el primer trimestre, después de tener “uno de los periodos más difíciles en muchos años” en Brasil.

La cervecera belga-brasileña también dijo ayer que sus planes de adquisición para SABMiller mantienen su rumbo para poder completarse a finales de año.

Las ganancias ajustadas antes de interés, impuestos, depreciación y amortización fueron de 3 mil 460 millones de dólares (mdd) para el primer trimestre, un incremento de 2.5 por ciento año con año, pero por debajo de las expectativas de los analistas, de 3 mil 740 mdd.

Las ventas fueron de 9 mil 400 mdd, inferiores a las estimaciones de los analistas, de 9 mil 960 mdd, y un crecimiento de 3.1 por ciento en comparación con el año anterior.

Los volúmenes totales cayeron 1.7 por ciento, como consecuencia del deterioro económico en Brasil y la debilidad del mercado norteamericano.

AB InBev, que se formó tras la fusión de Interbrew, AmBev y Anheuser-Busch, tiene dos terceras partes del mercado de cerveza en Brasil y es una de las compañías cerveceras más grandes del mundo por capitalización de mercado.

El año pasado la economía brasileña se contrajo a su ritmo más fuerte desde 1990, y los economistas esperan que este año la recesión se profundice en medio de la agitación política.

AB InBev advirtió en febrero que la desaceleración en Brasil y China podría pesar en los resultados del grupo en 2016.

Pero la cervecera dijo ayer que mantiene su proyección general de ingresos para este año, y planea tener crecimiento en México, Estados Unidos y Brasil.

“Siempre dijeron que el primer trimestre iba a ser uno difícil para Brasil”, dijo Javier González Lastra, analista de Berenberg. “Todos pensamos que no iba a ser tan malo como resultó ser”.

Sin embargo, González Lastra dijo que es poco probable que los inversores pongan en duda los objetivos generales que la dirección de AB InBev estableció.

“Tienen un buen historial para lograr la mayoría de los objetivos que se establecen, y los inversionistas lo saben”, dijo. AB InBev también señaló que tiene “grandes avances” en su objetivo de lograr las aprobaciones de los reguladores para poder completar este año la adquisición de su rival que cotiza en Londres, SABMiller. Con el aumento de tamaño AB InBev tendrá operaciones en todos los continentes.

El mes pasado, AB InBev de manera inesperada ofreció vender plantas cerveceras en Europa Central y del Este, en un esfuerzo por acelerar la aprobación por parte de las autoridades de competencia para el acuerdo de SABMiller. Los analistas dijeron que la venta puede lograr ingresos de entre 4 mil 600 mdd y 7 mil 800 mdd.

La oferta fue la última en una serie de medidas que toma la compañía cervecera para hacer frente a las preocupaciones de competencia en todo el mundo.

También en abril, AB InBev llegó a un acuerdo con el gobierno sudafricano sobre empleos y financiamiento que puede ayudar a facilitar sus esfuerzos para asegurar la aprobación regulatoria en el país en el que SAB tiene sus raíces.

En China, AB InBev acordó vender la participación de SAB de su negocio cervecero en ese país a China Resources Beer, que es su socio de la empresa conjunta del grupo que cotiza en Londres.

También acordó vender la participación de SAB en MillerCoors de EU a su socio en la empresa conjunta Molson Coors.