CONFESIONARIO: David Toscana

Aprovechamos el humor corrosivo del autor de "Evangelia" para que exponga su lado más filoso.
David Toscana
David Toscana (César Álvarez)

Guadalajara

¿El libro que lo inició como lector?

Don Quijote. Como lector verdadero, porque de niño leía libros infantiles y cuentos.

¿Y el que lo convirtió en escritor?

¡Uy, qué monótono soy! Don Quijote, porque desde entonces he tratado de emular esta novela.

¿Qué manías tiene al escribir?

Ninguna. Escribo a cualquier hora y de cualquier forma.

¿Su héroe o heroína de ficción favorito?

¡Ay, Toscana el monótono! Pues Don Quijote. Heroína: Anna Karenina, porque me parece que mezcla sutilmente la forma de ser un personaje odioso y querible.

¿Su personaje más admirado de la vida real?

Un escritor. No voy a admirar a un futbolista porque nunca he querido patear un balón. Admiro a Cervantes. Es un personaje muy rico literariamente, pero también su vida es interesantísima. Fue un hombre valiente, un soldado, se fugó varias veces de prisión. Me parece admirable.

¿Qué otra vida le habría gustado vivir?

La de cualquier escritor que haya ganado el Premio Nobel.

¿Cuál es su mayor extravagancia?

No sé si a estas alturas leer sea una extravagancia… Leer siempre clásicos y poca literatura contemporánea.

¿Qué defecto ajeno le parece más intolerable?

El poco interés de superarse como ser humano. El conformismo.

¿Qué virtud aprecia más en sus semejantes?

Superarse a través de la lectura y el conocimiento.

¿Su lugar favorito?

Madrid. Me gusta la gente, la comida, los museos. Tiene muchos sitios donde me gusta ir a tomar vino, comer callos y encontrarme con amigos. Madrid es un centro de encuentro entre escritores y artistas. Es un lugar donde siempre encuentro excelentes conversaciones.

¿Su época favorita de la historia?

El Renacimiento, sobre todo en Florencia.

¿La mentira más convincente que ha dicho?

Que soy un gran escritor.

¿El animal con el que se identifica?

Me gustaría identificarme con el ser humano. Vivo escribiendo artículos al respecto. No tendríamos que ser tan simios y sí más seres humanos. Si el ser humano es un animal quiero identificarme con él.

¿Qué virtud envidia de sus amigos?

Que aguantan mucho alcohol sin emborracharse. No, ya en serio, la memoria. Envidio a mis amigos que leen, recuerdan y saben citar. Yo leo un libro y lo olvido y después ya no sé cuál es la diferencia entre olvidar un libro y nunca haberlo leído.

¿El libro que le habría gustado escribir?

El general del ejército muerto de Ismail Kadaré.

¿El libro que jamás habría escrito?

Muchísimos, pero vamos a suponer que cualquiera de Paulo Coelho.

¿Cómo se definiría?

Como escritor centro toda mi vida en la idea de que soy escritor.

¿El gusto que más procura?

La comida. Me encantan los quesos, los jamones, la comida mexicana. A diferencia del proverbio que se cree muy sabio, pero es muy poco humano, yo lo volteo y digo: no hay que comer para vivir, hay que vivir para comer.

¿Cuál es su estado más común de ánimo?

La nostalgia.

¿Qué súper poder le gustaría poseer?

La posibilidad de viajar al pasado.

¿Tiene una frase que guía su vida?

Un proverbio escocés que dice: "caballero es aquel que sabiendo tocar la gaita, no la toca".