CONFESIONARIO: Ana Clavel

La sensualidad y el deseo acompañan la obra de Ana Clavel, quien compartió más de su personalidad y dio pequeños guiños de lo que ha formado su trabajo literario.
Ana Clavel
Ana Clavel (Cortesía)

Guadalajara

¿El libro que la inició como lectora?

“La vuelta al mundo en ochenta días”, de Julio Verne.

¿Y el que la convirtió en escritora?

“Las olas”, de Virginia Woolf.

¿Qué manías tiene al escribir?

Ninguna, mi única manía es la escritura.

¿Su héroe o heroína de ficción favorito?

Margarita, del libro de Bulgakov “El maestro y Margarita”.

¿Su personaje más admirado de la vida real?

David Bowie.

¿Qué otra vida le habría gustado vivir?

La de los personajes de “El vino del estío”, de Ray Bradbury.

¿Cuál es su mayor extravagancia?

Soñar de más.

¿Qué defecto ajeno le parece más intolerable?

La deslealtad.

¿Qué virtud aprecia más en sus semejantes?

La generosidad.

¿Su lugar favorito?

San Sebastián (en el País Vasco).

¿Su época favorita de la historia?

La Francia de Marcel Proust.

¿La mentira más convincente que ha dicho?

No suelo mentir... ¿Soné convincente?

¿El animal con el que se identifica?

Varios: gato, equidna, dragón de Komodo.

¿Qué virtud envidia de sus amigos?

La ligereza.

¿El libro que le habría gustado escribir?

“Alicia en el país de las maravillas”.

¿El libro que jamás habría escrito?

“La biblia vaquera”, de Carlos Velázquez, no porque me parezca malo. Al contrario, es muy bueno, pero esa ubicuidad narrativa jamás se me hubiera ocurrido.

¿Cómo se definiría?

Antes que mujer, escritora.

¿El gusto que más procura?

La lectura.

¿Cuál es su estado más común de ánimo?

Bienestar.

¿Qué súper poder le gustaría poseer?

Invisibilidad.

¿Tiene una frase que guía su vida?

“Es lo desconocido que llevo en mí lo que me hace ser yo”: Paul Valéry

JOS