Todo menos rosa: un diálogo hacia la desmitificación de la ‘escritura femenina’

"Hay que reivindicar lo rosa, no tenemos por qué defendernos de nada, nosotras no  nos estamos cuidando de no tocar tal o cual tema porque pueda parecer femenino", señaló Laura Restrepo.
Todo menos rosa: narradoras de América Latina
Todo menos rosa: narradoras de América Latina (Fernando Carranza)

Guadalajara

Cuatro escritoras de distintos países de América Latina discutieron sobre la ‘escritura femenina’ (entrecomillado a propósito) y los mitos y prejuicios existentes alrededor de ella, así como de los tópicos que supuestamente tienden a recaer en la misma. Ana Paula Maia (Brasil), Fernanda Ampuero (Ecuador), Ariana Harwicz (Argentina) y Laura Restrepo (Colombia), moderadas por Enrique Planas, expresaron sus puntos de vista dentro de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara  edición 30, en un panel que se realizó el martes por la tarde, en las instalaciones de Expo Guadalajara

Las panelistas abordaron temas como lo salvaje, lo feroz, la violencia, el sexo, la muerte, la guerra o lo abyecto, ante una nutrida audiencia que en varias ocasiones reconoció con aplausos sus reflexiones.

Desde el inicio del diálogo, las cuatro escritoras dejaron claro cuáles eran los móviles de su escritura, los obstáculos a los que se han enfrentado y los que aún quedan pendientes por derribar desde lo social y lo literario (editores, revistas literarias, categorías y premios) para desmitificar la literatura escrita por mujeres que es principal y primeramente categorizada por el género.

Laura Restrepo lo señaló: “hay que reivindicar lo rosa, no tenemos por qué defendernos de nada, nosotras no  nos estamos cuidando de no tocar tal o cual tema porque pueda parecer femenino. Eso quedó atrás y tenemos que escribir de lo que queramos.”

Ariana Harwicz lo reafirma al sentenciar que la primera y única obligación de un escritor es con su propia libertad.

A la pregunta de Enrique Planas respecto al impacto de la crítica en la ‘escritura femenina’, Ariana Harwicz fue contundente al señalar otro tipo de machismo que viven las mujeres escritoras en el mundo literario, ese que queda velado y que sale a luz cuando la crítica sobre exalta y adjetiva por demás y mucha complacencia una novela “porque es de una mujer”. Para Harwicz se trata de un machismo indirecto y más interesante que raya en lo políticamente correcto y otra manera de subestimar a la mujer.

Tanto Laura Restrepo como Fernanda Ampuero hicieron hincapié en la importancia de derribar los prejuicios respecto a los temas que abordan las mujeres escritoras: escribir sobre violencia, porque las mujeres son el epicentro de la violencia. Escribir sobre mujeres malas porque es una manera de dignificar y empoderar a la mujer, dejar a un lado la etiqueta de arquetipo de paz.

SRN