Rap y poesía para comenzar la semana

La noche del lunes tocó el turno a los hermanos Arreola, Mardonio Carballo y Ana Tijoux de pisar el Foro FIL

Guadalajara

A diferencia del sábado, desde las 20:00 horas la llegada de asistentes fue constante y minutos antes de comenzar el show el lugar estaba lleno. A las 21:00 horas empezó la velada con el rock y la vanguardia mexicana en la propuesta de los hermanos Alonso y Chema Arreola junto al poeta indígena Mardonio Carballo.

En este proyecto exploran la lengua náhuatl con sonidos que reflejan influencias de la música tradicional, el progresivo, la electrónica y el jazz. "Que se escuchen sus voces Guadalajara, en este país donde hay que decirle no al silencio", fue la frase de apertura. Bajo, sintetizador, batería y voz fueron los elementos que dieron vida a cada tema en cuyos textos se mezclaba el náhuatl con el español. Imágenes que combinaban las letras del tema con visuales de inmigrantes sobre el tren para la primera canción.

TE RECOMENDAMOS: Rock, rap, poesía y náhuatl, esta noche en Foro Fil

Esta vez la mayoría de los asistentes eran jóvenes, atentos a la propuesta. "Las horas perdidas" que da tema a su disco, con tonos de jazz y Adalberto Martínez "Resortes" bailando en la pantalla. Enseguida ofrecieron un bolero sobre desamor "Vete de mí" original del cantante Bola de Nieve a ritmo de rap que tuvo respuesta eufórica por los asistentes. Momentos de energía intercalaron con otros más densos w hipnóticos fueron la constante. Hubo consignas también sobre los muertos por la guerra al narcotráfico, los medios de comunicación y los empresarios a ritmo de canciones populares como "Quizás, quizás, quizás".

Ana Tijoux llegó al escenario a las 22:00 horas, la cantante franco-chilena de rap, que se dio a conocer en la década de los noventa con la banda de hip hop, Makiza fue recibida con gritos y aplausos. Sax y trompetas en cada tema, convirtiendo el lugar en una fiesta. Aunque los asuntos sociales también estuvieron presentes en las canciones, el contraste fue evidente y Ana logró contagiar de alegría a propios y extraños, haciéndoles olvidar el frio que se sentía al salir del recinto.

SRN