Tocar para leer

Editoriales nacionales e internacionales se unieron para exhibir sus libros en Braille en un solo stand.
LIBROS EN BRAILLE.  En este stand se venden los libros en Braille de todas las editoriales.
LIBROS EN BRAILLE. En este stand se venden los libros en Braille de todas las editoriales. (César Álvarez)

Guadalajara

En un pasillo de la FIL hay un stand lleno de colores y texturas: son libros en código Braille que permiten leer a los que no pueden ver y que acaso también los pueda entender cualquiera que los hojee.   

Ahí se venden esos libros blancos con pequeños relieves cifrados para quienes usan las manos para leer.

Editoriales nacionales e internacionales se unieron para exhibir sus libros en Braille en un solo stand donde se atiende no sólo a los invidentes o débiles visuales, sino a cualquiera que quiera aprender esa técnica.

Hay libros de historia, cuentos para niños y libros escolares en dos versiones: los de Braille, para los que no pueden ver, y los de macrotipo, libros del doble de tamaño con tipografía más grande y colores intensos que hacen más fácil la lectura a los débiles visuales.

No todos los libros de Braille son de hojas blancas: tienen colores, dibujos, formas, diferentes texturas y hasta texto para que se comparta con quienes sí pueden ver.