Arrancó el Seminario Internacional de crítica de arte

Participaron Argelia Castillo, Tiziano Leoni, Alfonso Miranda Márquez, Sandra Torlucci.
Los ponentes manifestaron diversas opiniones acerca de la crítica artística contemporánea.
Los ponentes manifestaron diversas opiniones acerca de la crítica artística contemporánea. (Gustavo Rodríguez)

Guadalajara

Desangelado, el Seminario Internacional de Crítica de Arte, apenas con un aforo de 60 asistentes inició hoy  bajo el tema “Arte contemporáneo y los retos de la crítica de arte”.

Durante la sesión los ponentes manifestaron diversas opiniones acerca de la crítica artística contemporánea, desde diversas perspectivas. Después de múltiples disertaciones sociológicas, estéticas, filosóficas y psicoanalistas, Argelia Castillo, Tiziano Leoni, Alfonso Miranda Márquez y Sandra Tolucci, abrieron un espacio para preguntas  y respuestas en el que participaron los asistentes.

“No estamos de acuerdo ni existe una definición de arte que sea aceptada por todos, aunque podemos esbozar alguna, lo mismo pasa con la crítica”, dijo Castillo y continuó “en estos tiempos los curadores están sustituyendo a los críticos, se están sustituyendo los cánones o los criterios estéticos, por los principios reguladores del mercado. Actualmente faltan espacios para la crítica, oscilan entre dos extremos, por una parte el periodismo cultural y los boletines que no aportan absolutamente nada, y los textos herméticos que son aburridos e intrincados y que nadie puede entender, son textos que los críticos se pasan entre ellos”.

Para Tiziano Leoni “el arte contemporáneo está parado entre lo racional y lo irracional, pero sería conveniente volver al esquema clásico, es decir al qui prodest? de Gian Battista Alberti. Un alumno me preguntó ¿a poco el arte de los templos necesita ser elevado? Como la pregunta fue breve le respondí brevemente ¿Para qué se necesitan? Los templos se hacen para elevar el alma de los fieles a lo celestial. Lo mismo pasa con las tragedias. Por ejemplo, ¿Qué son los reality shows? Son espectáculos que muestran las pasiones humanas de una forma denigrante para provocar pena ajena, en cambio las tragedias griegas por lo menos tenían la finalidad de provocar una catarsis. Para los historiadores no existen los críticos y para los críticos no existen los historiadores”.

Por su parte Alfonso Miranda Márquez planteó que “podemos hablar de una crítica práctica y de crítica ética, debe existir más bien el respeto que la tolerancia, pues el discurso crítico debe evolucionar de modo diferente en la postmodernidad, pues las diferentes sociedades siguen diferentes procesos”, mientras que Sandra Torlucci prefirió partir de una pregunta: ¿Quién legitima el arte? La crítica artística se encuentra en una encrucijada. El papel del crítico debería ser el de mediación, el de poder acercar el arte a los espectadores”.