Rigoberta Menchú pone 'un dedito a México' y le pide voltear a sus valores

La Premio Nobel de la Paz sostuvo este martes la charla Una mirada Latinoamericana.
Rigoberta Menchú, una mirada latinoamericana
Rigoberta Menchú, Una Mirada Latinoamericana. (Cortesía UdeG)

Guadalajara

Rigoberta Menchú Tum, Premio Nobel de la Paz 1992, se dijo un tanto extrañada por México e invitó a que su gente voltee hacia su pasado, al encabezar esta noche la charla Una mirada Latinoamericana, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

"Yo quisiera poner un dedito a México. Cuando yo vine acá hace 36 años, los mexicanos tenían un nacionalismo insoportable. No, no es cierto bromeó. Tenían un nacionalismo expreso, evidente, donde en cualquier lado decían Viva México... Ésa identificación, ese amor por México, también le daba una conciencia social... 'Ojalá que el hermano que trae sufrimiento no nos toque algún día a nosotros'... Había una conciencia... Yo extraño esa parte, esa parte solidaria, esa parte humilde de los mexicanos", expresó.

La líder guatemalteca añadió que hoy los mexicanos viven una carrera contra el tiempo por "parecerse al otro lado, digo al otro lado, no sé a donde", dijo. Los asistentes rieron.

Menchú quien ha tenido una nutrida agenda en el marco de la FIL, comenzó su charla con un repaso por lo que fue la tragedia que vivió en carne propia, tras la tortura y muerte de sus padres, en lo que llamó "la tierra arrasada".

Habló también de las izquierdas, de la ausencia de Castro y las manifestaciones y discursos polarizados tras la muerte del revolucionario; de la pena que le han compartido cubanos que no se imaginan fuera de la isla, pero también de la autodeterminación. De la lucha de Evo Morales y hasta de Hugo Chávez y el petróleo.

Entonces, admitió, "ya no es tanto el compromiso, sobre todo se refleja en los pueblos indígenas. El tema mío es realmente 'Paz y Pueblos Indígenas'. Yo creo que el tema da para mucho.

Menchú dijo que América Latina deberá resolver sus propios problemas. "Eso no significa una nueva ideología de pensamiento", no un nacionalismo fanático que rechaza medio mundo "sino un nacionalismo que le de una firmeza en su propia dignidad, en sus propios identidades, que se enfoque la academia en una línea de políticas públicas y que generemos algo que nos falta: liderazgo".

En ese sentido, Rigoberta lamentó la improvisación vista en las elecciones, tanto como el rechazo a la paz en Colombia, mucho más sorpresivo dijo por el 62% que se mantuvo callado.

"Retomemos nuestros valores, nuestros principios", extendió su invitación a toda América Latina. "No somos copiones", recalcó. "Nadie va a hacer nada por nosotros, hay reales potenciales en la juventud", dijo, tras aconsejar que se vuelva la mirada a la educación. Y por supuesto, a la lectura.

CULTURA DE LA PAZ

Este día, Rigoberta Menchú acudió a la sesión ordinaria del pleno del Consejo Económico y Social del Estado de Jalisco CESJAL, organismo con el cual la Fundación que lleva su nombre y la Fundación Find, firmaron una alianza para promover el respeto a los derechos humanos y la cultura de la paz.

“Estoy segura de que esta relación puede ser perdurable… estaremos trabajando iniciativas que enaltezcan nuestros valores, nuestros principios; que hagan visible nuestro compromiso social, que sienta la gente que no somos indiferentes”, dijo.

Ahí también resaltó la grandeza de México e invitó a impulsar mensajes que despierten el amor de sus habitantes por este país y su cultura.

La Fundación Rigoberta Menchú Tum nació en 1992 con el fin de promover acciones a favor de los derechos de los pueblos indígenas y los derechos humanos en general.

FIND por su parte, se ha dedicado a la defensa de derechos de la niñez, puesto al descubierto redes de tráfico de menores de edad de México hacia Estados Unidos, Canadá, España, Irlanda; redes de pornografía y prostitución infantil.

GPE