El Quijote, aunque duela

Tal fue la intención de haber reunido a cerca de mil jóvenes para compartirles por qué resulta importante volver a la obra, una que la gran mayoría conoce aun cuando muy pocos la hayan leído… Al ...
Arturo Pérez Reverte
Arturo Pérez Reverte (Especial)

La idea del best seller en el ámbito de la lengua española suele darse en contadores de historias que apuestan por recuperar el pasado, algunos en clara imitación de las anglosajonas, pero pocos como Arturo Pérez-Reverte han logrado establecer un diálogo entre la calidad literaria y la búsqueda de lectores, sin importar el tema que aborden sus novelas, como sucede con su saga del Capitán Alatriste.

Por ello, en los últimos años se ha convertido en un férreo defensor de la importancia que tiene El Quijote para las nuevas generaciones, al grado de encabezar una cruzada desde la Real Academia Española para que se vuelva a la obra de Miguel de Cervantes Saavedra, en especial desde los planes de estudio.

Tal fue la intención de haber reunido a cerca de mil jóvenes para compartirles por qué resulta importante volver a la obra, una que la gran mayoría conoce aun cuando muy pocos la hayan leído… Al menos eso es lo que dice el lugar común.

 “Hay un hecho que a mí me avergüenza: de 22 países de habla hispana, sólo seis tienen al Quijote como recomendación oficial en sus planes de estudio, entre los que no están España ni México”, se quejaba el escritor en un diálogo moderado por Gabriela Warketin donde el principal esfuerzo del escritor español estaba en contagiar a los jóvenes una obra que, reconoció, es complejo, difícil de leer.

Requiere una lectura sabia y lúcida, destacó Pérez-Reverte, pero también de una guía, de alguien que esté frente al lector, sobre todo cuando es joven, y lo vaya orientando por los distintos niveles, “vericuetos y maravillosos rincones que tiene y le haga ver lo que ese libro puede estimular y hacer posible”.

El problema es que precisamente por esa complejidad, en el ámbito educativo y cultural no se suele adoptar al libro para los planeas de estudio. “Piensan que es suficiente con que los niños lean ‘El pirata garrapata y su abuelita currufata’ o ese tipo de chorradas, dejando de lado el esfuerzo y la lucidez”.

“Un buen maestro, con un buen Quijote, puede hacer un trabajo inmenso. Como el Quijote asusta ha sido marginado, ha sido apartado”, dijo el escritor español, con la esperanza de que su versión de El Quijote para jóvenes, encargada por la Real Academia Española, llegue a esos cientos de jóvenes lectores que hicieron casi imposible la circulación por el área de salones de la FIL.