Presentan en FIL Hacia una nación de ciudadanos

En la presentación del libro estuvieron José Ramón Cossío, José Woldenberg, Mauricio Merino y Enrique Florescano como moderador.
El libro presenta una visión plural para una ciudadanía efectiva, señala Enrique Florescano
El libro presenta una visión plural para una ciudadanía efectiva, señala Enrique Florescano (Michelle Vázquez)

La conferencia guarda relación con la presentación del libro titulado Hacia una nación de ciudadanos, para ello en la mesa estuvieron presentes el coordinador de la obra,  José Ramón Cossío quien es también ministro de la Suprema Corte de Justicia; el historiador  Enrique Florescano como moderador de la charla y los presentadores José Woldenberg y el maestro Mauricio Merino quien revela sobre la obra algunos datos: “consta de 17 capítulos, 20 autores sin contar la introducción".

Por su parte José Ramón Cossío deja en claro que se trata de una compilación de ensayos inéditos  y rememora que "el libro lo empezamos a pensar dos años atrás, en él se plantean problemas políticos, jurídicos y de otra índole, pero el sujeto es siempre el ciudadano y el motor generador".

José Woldenberg recalca en su elocución que "son la honradez, solidaridad, moralidad e igualdad valores de una buena ciudadanía, el reto ahora es edificar el basamento para poder construirla" y dijo observar tres dimensiones de ella: la civil, la política y la social .

Woldenberg añadió que "el libro de hoy es útil para observar los fenómenos de los ciudadanos. Estado de derecho y ciudadanía van de la mano".

Sobre las virtudes del texto, Enrique Florescano subrayó también que "se presenta una visión plural para una ciudadanía efectiva. El libro propone diálogo entre las distintas mentalidades, un diálogo ideal para sociabilidad".

Para el cierre Mauricio Merino desmenuza de manera más amplia el libro, externa que "es de un lenguaje asequible y cotidiano". Hace  énfasis en una serie de tensiones entre dos polos que se presentan permanentemente en el libro. Aquí algunas de las que subrayó: está la tensión que se centra en el ciudadano como luchador para que se cumplan sus derechos, está la que se da entre el ciudadano activo y el pasivo, entre la igualdad y la discriminación, tensiones que el estado trata de aminorar, pero el hilo conductor es la participación ciudadana y finalizó "aunque ideado con anterioridad, ante los acontecimientos actuales el libro se convierte en fundamental".