Octavio Paz vuelve a enamorar con sus poemas y su obra se vuelve a leer

La FIL rindió el homenaje El poeta y la Revolución al escritor en el centenario de su nacimiento.
Los festejos realizados le generan una sensación de orgullo y satisfacción a Enrique Krauze, señala Ricardo Cayuela
Los festejos realizados le generan una sensación de orgullo y satisfacción a Enrique Krauze, señala Ricardo Cayuela (Alejandra Ramírez)

Guadalajara

"Octavio Paz no escribía para el aplauso, escribía para revelar lo que a su juicio sinceramente era relevante; tenía la tinta y el papel en la sangre y en la vocación, porque su padre y su abuelo habían sido editores. Sorprendió a todos sus amigos a los 17 años editando él su propia revista", así se refirió el editor Enrique Krauze a su amigo, el escritor Octavio Paz a quien la Feria Internacional del Libro de Guadalajara dedicó el homenaje El poeta y la Revolución, organizado en torno al centenario de su nacimiento.

Ayer por la tarde, en el auditorio Juan Rulfo el historiador Enrique Krauze narró desde su primer encuentro con el poeta que sucedió entre árboles cipreses durante el entierro del fundador del Fondo de Cultura Económica, Daniel Cosío Villegas, hasta llegar a dibujar la visión política de Paz que tradujo en sus obras: "tenía una postura, era un socialista moderno liberal. La mitad de su vida repitió lo mismo: el liberalismo y el socialismo tienen que encontrar un punto de convergencia", relató Krauze.

En el homenaje, se refirió al ensayista y traductor como amigo con quien bastaba una palabra para desarrollar amplias conversaciones intelectuales. Mencionó al grupo que formaron junto con Christopher Domínguez, Alberto Ruy Sánchez y Guillermo Sheridan quienes disfrutaban sobre todo discutir. Ahora, cada uno de estos escritores se vuelca en el estudio de la obra del autor de El ogro filantrópico y Krauze habló de las recientes publicaciones que dedican a Paz.

Resaltó la serie de actividades que se han realizado a lo largo del año, y que continuarán, como conferencias y magnas exposiciones de arte, una serie de constantes homenajes que le dejan la sensación de orgullo y satisfacción y que han logrado que los enamorados vuelvan a enamorarse con su poemas y la obra de Octavio se relea, dijo.

Para deleite del público asistente, compartió detalles de "nuestro gran poeta, que se dedicó, para ganar dinero, a contar boletos en el Banco de México y a dar clases en una secundaria. La vida era dura y este hombre quería ser editor. Finalmente lo logró con la revista Vuelta".

La participación de Krauze fue presentada por el Director General de la FIL, Raúl Padilla y por Ricardo Cayuela, Director General de Publicaciones del CONACULTA quienes "se extralimitaron en su generosidad y elogios, eso comprueba que tengo dos buenos amigos", comentó con humor el editor de la revista internacional Letras Libres. Cayuela presentó al ensayista como "un gran intelectual en la cúspide de la pirámide del debate de las ideas, que aporta desde ahí nuevas miradas, enfoques y análisis para entender los problemas de México y el mundo".