Las 'Memorias de Ismael Rodríguez' se presentaron en FIL

Ismael Rodríguez hijo, definió este volumen editado por CONACULTA como un desfile de anécdotas
Se trata de unas memorias que escribió mi padre, y que nunca quiso que se publicaran". Así inicio Ismael Rodríguez hijo del destacado cineasta mexicano
Se trata de unas memorias que escribió mi padre, y que nunca quiso que se publicaran". Así inicio Ismael Rodríguez hijo del destacado cineasta mexicano (Especial)

Guadalara

Con información de Gustavo Rodríguez/Guadalajara

“Se trata de unas memorias que escribió mi padre, y que nunca quiso que se publicaran". Así inicio Ismael Rodríguez hijo del destacado cineasta mexicano la presentación de Memorias de Ismael Rodríguez y luego agregó que hubo muchas cosas que editar y otras que se omitieron como sus vivencias con Pedro Infante o con María Félix. "Don Ismael inició de pizarrista, como él mismo comenta en sus memorias, le fregó las narices a Francisco Soler, quien comenta que era un chamaco desordenado que se tropezaba con los cables.”

El libro es como conversar con el mismo Ismael Rodríguez, afirmó Julio Trujillo, otro de los presentadores de la tarde y agregó "pero, ¿cómo pasó de ser pizarrista a la vida de cine? Al principio en su paso a la dirección, pasó por lo que antes se llamaba director de diálogos. Sus primeras películas no eran de presupuesto, porque este era bajo, sino películas de talento. Lo principal es mantener y sentir el ritmo con los actores, y eso lo tienen muy pocos directores".

Trujillo dijo además que Rodríguez "supo conocer y representar muy bien los estratos sociales y los tipos mexicanos. Es así como conecta con el público, supo conectarse con sus espectadores. Él gano 250, premios internacionales, esos son monos decía él, lo emocionante es estar dirigir. Otro aspecto importante es que hacía personajes a la medida, con trajes a la medida. Él iba construyendo su película. Primero haces los personajes, hijo, les metes conflictos y ellos comienzan a hablar. Las mejores películas que hizo Armendáriz fueron con él". Trujillo rememoró también que Rodríguez colaboró con Figueroa en fotografía y con Juan Rulfo como guionista.

Ismael Rodríguez hijo compartió que "Pedro Infante ya había hecho películas y había fallado, en Arriba las mujeres de Orellana, mi papá vio algo en él, esa quizá fue su peor película, pero desde que inició con mi papá, las cosas cambiaron, él era un año menor que mi papá, pero de todos modos le decía 'apá', porque él lo hizo cinematográficamente. La primera que hizo fue Cuando hierran los valientes”, allí es donde Pedro Infante comienza a crecer. Pedro Infante y Jorge Negrete. Le costó mucho trabajo a mi papá, hicieron 12 guiones, fue difícil convencerlos, Pedro Infante era muy pequeño. Antes hacíamos películas de tres semanas con poco presupuesto, ahora las hacen en dos semanas, “el cine se hace con talento, no con lana”.

Rodríguez dijo externó que su padre era muy temperamental y que tocaba los géneros que se le pegaban las ganas, él podía manejarlos, porque era un hombre muy versátil y un hombre muy flexible.

Los presentadores coincidieron en que el volumen es un desfile de anécdotas, aparece por ejemplo la relación de Rodríguez con Buñuel. “Las películas que yo más recuerdo son las de El hombre de papel, aunque muchos crean que conocía a Pedro Infante, yo era muy chico, y no tengo recuerdos. Mi padre era de los directores que no imponen a sus actores, él les hacía su traje a la medida, les ajustaba sus personajes, no actuaban, se les creía todo.”

Al final, Rodríguez hijo, agradeció a Rafael Tovar y de Teresa, su amigo, que pidió la autorización para hacer la edición de las memorias, la primera vez que lo vi, me causó mucho entusiasmo.