Ladydi :el libro que se convirtió en protesta

El título del libro viene de la protagonista, pero es también un juego sobre la princesa.
Jennifer Clement.
Jennifer Clement. (Alejandro Domínguez)

Guadalajara

Jennifer Clement se enteró que en Guerrero las mamás estaban cavando hoyos y escondiendo a sus hijas en las milpas, o haciéndolas verse feas para que no se las robaran criminales y decidió dedicar 11 años a investigar y escribir sobre esto en la novela Ladydi.

Ladydi García Martínez, la protagonista de su historia es una jovencita que vive en la sierra de Guerrero y pasa la vida entre el miedo de caer en manos de los narcotraficantes que se roban a las mujeres y niñas más bellas de la zona y su vida cotidiana entre su madre y  sus amigas.   

El título del libro viene de la protagonista, pero es también un juego sobre la princesa. “Para mí es la anti-cenicienta, porque ellas no van a ser nunca cenicientas”, dice.

Hace más de una década empezó a investigar cómo los grupos de narcotraficantes de la zona robaban mujeres. “Cuando escuché que las mamás estaban cavando hoyos y escondiendo a sus hijas en las milpas o haciéndolas feas para que no se vieran, pues me impactó mucho eso, entonces empecé a escribir sobre eso después de once años de investigación”, dijo.

En el camino, Clement se dio cuenta que este no era un hecho aislado, que tenía raíces. “Lo que pasa con la mujer en medio de la violencia del narcotráfico, como en Guerrero, no es un asunto aislado, las consecuencias de la violencia en el país sobre la mujer, es una cosa muy fuerte y que no se ha tocado lo suficiente”, dice.

Su idea era abordar el tema desde de manera literaria, como una novela, pero sin querer el libro se convirtió en una protesta social. “Ha tenido estas dos vidas: una vida literaria y una vida en donde me invitan de muchas organizaciones de derechos humanos en todo el mundo para hablar del libro y leer del libro, entonces ha tenido estas dos vidas inesperadas, y es un misterio”.

Ladydi se ha vendido en 23 países. “(Se ha vuelto un medio para que) gracias a la vergüenza extranjera (de lo que está pasando en México), a la mirada de afuera, las cosas pueden cambiar”, dice la autora.