Laura Esquivel devela la historia, de Como agua para chocolate 28 años después

La autora presentó El Diario de Tita en la FIL, segundo de la trilogía
Laura Esquivel presentó El Diario de Tita en la FIL, segundo de la trilogía
Laura Esquivel presentó El Diario de Tita en la FIL, segundo de la trilogía (Cortesía Ruth Rosas)

Guadalajara

Laura Esquivel llegó a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) atizando el fogón de su narrativa, para presentar la noche de este miércoles El Diario de Tita, que devela la historia de la protagonista, Tita de la Garza, 28 años después de haber sucumbido al calor de las llamas y del amor de Pedro Muzquiz en Cómo agua para chocolate.

El Diario de Tita, es de hecho el segundo de la trilogía que decidió escribir a partir de ésta obra que es ya un clásico.

“Para mí era importante dejar claro esa Tita que cuando empieza la historia tiene 15 años -no vive mucho muere a los 39. ¿Qué pasó? ¿Hasta dónde llegó su evolución? Su gran razonamiento simple”.

El diario “habla profundamente” de las cosas que Tita observaba, en la ciencia y la química de lo que sucedía cuando ella cocinaba.

“Comemos luz. La absorción de la luz por parte de los organismos es lo que origina la vida… cómo afirmo eso cuando es en la obscuridad que las semillas se convierten en plantas. También que es dentro de un vientre que se origina la vida, pero te diría que en ninguno de esos casos ha dejado de estar presente la luz…”

Esquivel (Ciudad de México, 1950) narra por primera vez en primera persona, y agrega en esa narrativa de diario que incluye fotografías, ilustraciones y flores para ir descubriendo todo lo que pasó con ella a partir de su decisión de no casarse con John Brown y cómo vivió los siguientes veinte años.

“Así comenzó la aventura de convertir Cómo agua para chocolate en un ciclo de historias, donde el elemento fundamental que une el pasado y el presente es el diario de Tita, texto personal rescatado de los escombros del incendio que consumió el rancho y los cuerpos estáticamente enamorados de Tita de la Garza y Pedro Muzquiz, allá por los años 20 del siglo pasado”, definió Víctor XX.

Obviamente, describió, es también la descripción “del gozo sensual que es la comida”, siempre presente en la obra de Laura Esquivel, dijo, tras adelantar que Mi negro pasado, tercera y última parte de la trilogía pronto estará también en circulación.

MC