"Los únicos derrotados son los que dejan de luchar" Mujica

El mandatario uruguayo agradeció a la Universidad de Guadalajara el espacio que le dieron "para hablar a rajatabla" de lo que piensa.

Guadalajara

"Hay mucha gente joven, les voy a dar un consejo, como veterano, como viejo, se que le van a dar pelotas como corresponde. La vida nos pone muchas trampas muchos porrazos, podemos perder mil veces, en el albur, en el amor, en la lucha social pero siempre si buscamos tenemos fuerza para volvernos a levantar y volver a empezar y lo más bonito del día es que amanece... Es que amanece, siempre está amaneciendo después que pasó la noche... y recuerden que los únicos derrotados son los que dejan de luchar".

 

Con estas palabras José Alberto Mújica Cordano presidente de Uruguay finalizó la charla que mantuvo esta mañana con medios en su visita a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, una charla que estuvo dirigida por el periodista Ricardo Rocha quien durante la presentación del mandatario dio una pequeña semblanza y se congratuló de dar la bienvenida a Guadalajara de un luchador social que logró ser presidente y llevar programas sociales a los más pobres de su país, legalizar el matrimonio gay y convertir a Uruguay en ser el primer país del planeta en regular todo el proceso de producción y distribución del consumo de la mariguana, además de negarse a vivir en la casa oficial de gobierno, donar 90 por ciento de su sueldo también a programas sociales y reparar en repetidas ocasiones el volkswagen en el que se mueve desde hace varios años. Al igual que Rocha, Raúl Padilla López presidente de la FIL expresó su satisfacción por que Mújica haya aceptado visitarla.

 

En la medida que Rocha fue planteando preguntas al mandatario Mújica las fue contestando con su particular estilo conciso, directo pero no por esto menos profundo. Habló sobre la forma en cómo ha intentado combatir el narcotráfico y porqué es importante alcanzar una mejor distribución de la riqueza entre la población. "No olviden vivimos en el continente más injusto que existe, el más rico y el que distribuye peor, como consecuencia de esta pésima distribución tenemos problemas sociales y violencia, somos el continente más violento, es una realidad tangible", subrayó y agregó que el narcotráfico, en toda América tiene la metodología de la plata o plomo "y eso funde y va mas allá del narcotráfico que se corrió como una epidemia que corre por la sociedad y la sociología no se da cuenta. "Estamos evitando por todas partes y no queremos ver intelectualmente que tenemos una guerra sorda y declarada que la estamos perdiendo porque no se le puede combatir por héroes. Te dicen : o colaboras o te amenazo y la gente que trabaja en el estado no son héroes, son seres comunes de carne y hueso. Un militar me dijo una vez nunca nos vayan a meter a nosotros en eso del narcotráfico, porque lo único que no vamos a resistir son granadazos de cien dólares".

 

El mandatario dijo también que lo peor que se puede hacer es tapar el cielo con un paraguas, "si quieres cambiar no puedes seguir haciendo lo mismo. "Hay que combatir el mundo del prejuicio conservador que quiere esconder las culpas poniéndolas debajo de la alfombra peor que las drogas y narcotráfico, todo eso nos envenena al estado, a la sociedad, a todos", comentó Mújica respecto a posturas que deben tomarse ante problemas como el aborto en las mujeres. "En esa soledad en su angustia, en la negación en el sentido conservador, muchas veces nuestras mujeres tienen que tomar esa decisión, y cuando la escondemos lo hacen en la clandestinidad, y quedan laceradas y pierden la vida".

 

Comentó que legalizar la mariguana no ha sido cosa fácil, mencionó que la obligación de su estado hacia quienes quieren consumir drogas es: "Tenemos que decirle a la gente que no se deje dominar por una adicción pero proporcionarle una ración y, si quiere pasar de la raya decirle, mijo usted se tiene que internar.

 

Pero lo sacamos del mundo clandestino y no se lo dejamos al narcotráfico, es el camino que intentamos, tiene muchas dificultades y esa política no es invento nuestro, está en la historia del Uruguay" y al momento enunció muchos casos como el hecho de que su país hubiera promovido en los años 20 el divorcio por decisión de las mujeres, la reglamentación de la prostitución y haber sido el primer país de América en legalizar el alcohol de boca y utilizar esas ganancias para invertirlos en salud pública. "No se trata de promover la droga, se trata de romper ese mercado del narcotráfico, dejarlo sin asunto. Tenemos que usar la cabeza.

 

Viva México, no se va a derrumbar México por esto porque tiene cultura y tiene historia. Por eso les agradezco 15 minutos de poder decir a rajatabla lo que uno piensa. No quiero que estén de acuerdo, les pido que piensen", dijo Mújica entre aplausos.

 

Ante la pregunta de Rocha respecto a ¿cómo deben enfrentar los mexicanos situaciones como las de Ayotzinapa? Mujica dijo que hay dos caminos, uno el de la justicia, que confía en que se dará porque la sociedad mexicana lo hará como "sociedad moderna" y otro que va más allá y es entender que el problema que tiene México lo tienen todos los latinoamericanos. Y que la culpa no es de México, la culpa es estar tan lejos y tan cerca de Estados Unidos.

 

Mújica dijo también que tenemos que entender la que tiene la fuerza para cambiar una sociedad "es la masa, si no le pones el hombro, no hay hombres geniales que cambian la historia, la historia la cambian los pueblos, fatigosa, dolorida, sin eso nada. Los políticos representamos un estante, que bueno que no nos creamos que somos los hacedores de la historia, somos la consecuencia de la historieta", comentó.

 

Mújica mencionó que es luchador social desde que tenía 14 o 15 años "y ya no puedo cambiar, a estas alturas no me voy a reformar, voy a militar mientras los huesos me respondan voy a seguir militando, no sé en qué pero voy a seguir militando porque para mí vivir es militar" y que no le va a pesar de su popularidad asumirse como un rock star. Comentó que es un apasionado de los pueblos latinoamericanos, "soy de los que define que pertenecemos a una patria grande, una patria común, con un castellano, nos entendemos toda esta América porque el portugués es un castellano dulce si te lo hablan despacio y si tiene dulzura femenina más".

 

Rememoró que otros rasgos en común son contar con una tradición cristiana católica y una herencia indígena. "No porque sea perfecta intocable, es un patrimonio común que tenemos un algo de nosotros, si bien hay una iglesia abominable , hay también otra iglesia corazón del pueblo, dolida, centro de refugio que fue parte de la luchas de independencias y de ideas revolucionarias. Ser ateo no me justifica a ser blasfemo entonces yo pienso que a través de eso y de la identidad de los pueblos indígenas que están en nuestras entrañas, esa ola mestiza que corre por la Cordillera de los Andes, esa otra América, esa que define que ser pobre es no tener comunidad, esa que tiene otra cosmogonía que forma parte de nuestra común identidad", subrayó.

 

Comentó que tarde o temprano en Estados Unidos se van a tener que resignar por tener una nación bilingüe. "Hay mucho que hacer por esta América, por encontrarnos, pero lo tenemos que hacer en el momento en el que el mundo se está aglutinando en gigantescas unidades. Para ser fuertes los débiles se tienen que juntar de alguna forma u otra o si no, permaneceremos como una hojita al viento" y vaticinó: "Yo creo que en 50 o cien años la historia irá por ese mundo".