Inés Fernández recibe el Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz

Escritora argentina que inició su carrera literaria a la edad de los treinta y cinco, se hizo acreedora al reconocimiento por su novela El Cielo no Existe
La escritora argentina fue la ganadora del XXII Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz
La escritora argentina fue la ganadora del XXII Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz (Nacho Reyes)

Guadalajara

Inés Fernández, escritora argentina que inició su carrera literaria a la edad de los treinta y cinco, fue la ganadora del XXII Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz por su novela El Cielo no Existe de editorial Alfaguara. 

La novela narra la historia de una periodista y hace énfasis en los derechos de la mujer. La también escritora Martha Cerda se refirió a ella como “una novela urbana y vigente”.

“Tras salir la secundaria ella evitaba el escribir pero termino dedicándose  su vocación” señaló así Edmundo Paz Soldán, miembro del jurado, mientras daba a los presentes una semblanza.

El presídium compuesto por una nutrida mesa de personalidades de diferentes disciplinas tanto académicas, literarias y editoriales estuvo integrado por: Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla rector de la UdeG, Marisol Schulz, directora general de la FIL, Sandra Lorenzano, vicerrectora de investigación de la Universidad del Claustro de Sor Juana, Edmundo Paz Soldán y Martha Cerda

Por su parte Sandra Lorenzano abrió un espacio para honrar la memoria de Vicente Leñero quien falleció hoy (3 de diciembre), así como señalar que “no estamos completos hacen falta 43, por ellos y por los más de 100 mil desaparecidos, porque con vida se los llevaron y con vida los queremos” en alusión  a los 43 normalistas desaparecidos.

De manos del rector de la UdeG, Tontiuh Bravo Padilla, la condecorada recibió el reconocimiento y fue Sandra Lorenzano quien después de su elocuente discurso otorgó el premio “en efectivo” a la ganadora.

Para la parte final la propia escritora galardonada fue quien hizo  uso de la palabra  agradeciendo a los miembros del presídium y abre un espacio para relatar que “cuando supe que había ganado repasé la obra de Sor Juana y fui de asombro en asombro, a la par empezaron a aparecer las notas tristes sobre los 43 en los periódicos” externó la escritora en su alocución.