Rinden homenaje a Angelina Muñiz-Huberman en el marco de la FIL 2016

La poeta estuvo acompañada de Karla Sandomingo y Adolfo Castañón.
Durante el homenaje se resaltó la obra y trayectoria de Angelina Muñiz-Huberman como escritora, mencionando su incansable trabajo.
Durante el homenaje se resaltó la obra y trayectoria de Angelina Muñiz-Huberman como escritora, mencionando su incansable trabajo. (Cortesía Patty Ramírez)

Guadalajara

“Angelina abre las manos, recibe y da. Su palabra recibe y da. Su palabra, tierra fértil del lenguaje. Porque su palabra en todos sentidos ilimitados está conformada de micro miradas. Puede observar en todos los hombres la historia de la humanidad al mismo tiempo. Micro cosmos. Puede sostener una condición humana delicadamente entre los dedos y puede abrazar un universo entero, todo al mismo tiempo”.

Con estas palabras, la poeta Karla Sandomingo inició el homenaje rendido ayer a la poeta mexicana, Angelina Muñiz-Huberman, en compañía del también poeta Adolfo Castañón.

Angelina Muñiz-Huberman fue reconocida con el primer Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz otorgado en 1993 por la novela Dulcinea encantada, hecho que a la distancia le otorga cierta garantía de calidad y acierto al espíritu de dicho premio. En esta ocasión, se resaltó su obra y trayectoria como escritora, mencionando su incansable trabajo, no sólo en la creación de novela, poesía y ensayo, sino por haber introducido  la novela neo histórica y la mística sefardí en la literatura mexicana, sumando a esto su labor como traductora.

La poeta emocionadamente agradeció este homenaje a la FIL y sus organizadores, mismo que dedicó al recuerdo de su madre, que apoyó su labor de escritora, de su padre y hermano, a sus amigos y al amor de su vida e hijos. Las palabras con las que siguió su agradecimiento hicieron referencia al exilio del que fue parte su familia, que huyó a Francia de la Guerra Civil Española.

Reconoció en sus letras una libertad absoluta y sin ataduras, fuera de las modas efímeras, que a veces no respeta los géneros. Para ella escribir es un gozo y una aceptada rebeldía, sin dejar a un lado el humor, la imaginación y nuevas palabras para ironizar, buscando siempre la innovación.

GPE