Recibe Federico Reyes Heroles Homenaje al Bibliófilo

Un amante de los libros y no un coleccionista, se define el homenajeado. 
Federico Reyes Heroles recibió el reconocimiento de manos de Tonatiuh Bravo Padilla.
Federico Reyes Heroles recibió el reconocimiento de manos de Tonatiuh Bravo Padilla. (Cortesía Patty Ramírez)

Guadalajara

"No soy coleccionista, soy bibliófilo", sostiene Federico Reyes Heroles. El intelectual, escritor, catedrático, columnista, activo actor de la vida social y política es, ante todo, férreo lector y promotor de que el libro se "use", describieron sus amigos en sendos mensajes.

Por tal mérito, Reyes Heroles recibió esta tarde el reconocimiento Homenaje al Bibliófilo 2016, que entrega desde hace dieciséis años la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara; distinción que le entregó el rector general de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla.

Los libros "son nuestras cúpulas celestes, nuestras constelaciones, son nuestros instantes, nuestra brújula para definir la ruta de navegación de eso que llamamos vida... Existir es navegar con rumbo, imprimir un sentido a nuestra vida, intentarlo por lo menos, mantenerlo si es posible y buscar un buen puerto", dijo con vehemencia el homenajeado, sintetizando la convicción que lo ha llevado a ser dueño de una biblioteca de la que poco se había hablado a la luz pública, hasta ahora.

"Los libros sólo existen a plenitud en nuestra conciencia, es ahí en ese abstracto donde cobra vida", continuó, tras argumentar que sólo poseer un libro puede ser mero capricho. "Todo ocurre en la conciencia, en ella los libros son mojoneras que nos indican los límites pero también los alcances de nuestras acciones, de nuestras ideas".

Fue Sergio López Ruelas, coordinador de Bibliotecas de la Universidad de Guadalajara, quien en su mensaje constató que el homenajeado "es un hombre discreto en cuanto a su biblioteca. Y nosotros, de pronto, hemos roto ese silencio. Él dice que está sorprendido de recibir un homenaje por el amor tan profundo que tiene por el libro, pero nos atrevimos a hacerlo, porque precisamente este homenaje se dedica a quien no sólo es amante de los libros, sino aa toda la labor que hace alrededor de los mismos", refirió.

López Ruelas compartió el encuentro que tuvo en la biblioteca de Reyes Heroles, su contagioso entusiasmo por cada ejemplar. "La mayoría de los libros tenían notas, estaban subrayados a lápiz, en palabras, frases, o contenían recoretes de periódicos... en sus libros hay evidencia de su lectura", contó.

"Un profesor que siempre carga libros", confirman sus alumnos. Que lo mismo abre La Utopía de Tomás Moro, que Los Miserables o da otra lección citando un poema de Julio Cortázar. Que recomienda nuevos textos.

Miguel Limón Rojas, presidente de la Fundación para las Letras Mexicanas, recordó que Reyes Heroles creció entre libros . "Gracias a ellos pudo desde temprana edad formarse en el rigor del pensamiento analítico y científico", y como su labor también prolífica de escritor es un legado. "Reconocer a Federico por sus libros, es celebrar lo que gracias a ellos nos ha podido ofrecer a todos".

Antes el propio homenajeado se hizo la pregunta y dio una nueva respuesta: "¿Qué son los libros? ¿Son acaso objetos? Sí, también lo son y estamos rodeados de ellos. Y los objetos pueden ser sugerentes, intrigantes, divertidos, bellos; que andan por ahí en busca de lectores que son los que al final del día les dan vida".

Y en ese son, animó a los presentes en el auditorio Juan Rulfo en Expo Guadalajara, sede de la FIL, a salir a su encuentro.

GPE