2014: año de luto literario

Este año, los lectores estuvimos en duelo con la muerte de notables escritores. Por eso, la FIL rendirá homenaje a los que nos dejaron sus libros y se llevaron sus secretos. 

México

2014 ha sido un año difícil para todos aquellos involucrados en las letras, la literatura y la lectura. Por esta razón, recordamos con mucho cariño a los escritores latinoamericanos que se nos adelantaron,

El discípulo prodigioso de Faulkner

Imbuido por sus padres a estudiar la carrera de derecho y capaz de escribir grandes versos humorísticos a la prematura edad de 10 años, Gabriel García Márquez, nacido en el departamento colombiano de Magdalena, es el más notable escritor de aquél país. Además de haber tenido una destacada carrera como novelista con obras de renombre como “100 años de soledad”, “Crónica de una muerte anunciada” o “El amor en tiempos del cólera”, Gabo incursionó en el mundo del periodismo en distintas ocasiones: como columnista de los diarios colombianos El Espectador, El Universal y El Heraldo. El precursor del Realismo Mágico citó en numerosas ocasiones al escritor dramático norteamericano William Faulkner como una de sus máximas influencias.

A partir del violento Bogotazo, el colombiano abandonó sus estudios de leyes en la Universidad Nacional para así iniciarse en el mundo periodístico donde consiguió su primer trabajo en ese rubro con una columna en El Universal. Años más tarde Márquez se unió al grupo literario El Grupo de Barranquilla, que tenía como intención analizar los distintos autores de la época y reconocer sus estilos literarios. Diseccionaba obras de Camus, Defoe, Faulkner, Dos Passos, entre otros autores de la época. Gabo recibió el premio nobel de literatura en 1982 y murió el 17 de abril de este año en su adoptiva Ciudad de México.

Cuándo: 29 de noviembre, 18:30 hrs, Salón Juan Rulfo.

Cinco cosas que no sabías de Gabriel García Márquez:

-       Llegó a vivir en pensiones de “mala muerte”: una de ellas alojaba un prostíbulo.

-       Gabriel vivió con sus abuelos y sus tíos, ya que sus padres se fueron a vivir a Sucre, Colombia.

-       Sus abuelos fueron su inspiración literaria en algunas de sus obras.

-       A los cinco años se enamoró de su maestra, Rosa Elena Fergusson.

-       Ingresó en 1940 en el internado de Zipaquirá, experiencia traumática: el frío del internado lo ponía triste y melancólico, ya que le tenía pánico al frío.