Ojalá sea secretaria de Educación: Poniatowska sobre niña que corrigió a Nuño

La escritora participó junto a Alberto Barrera Tyzka y Paco Ignacio Taibo II en la charla denominada Las Venas Abiertas.
Dentro del marco de actividades de la edición 30 de la FIL, tuvo lugar la charla denominada Las Venas Abiertas
Dentro del marco de actividades de la edición 30 de la FIL, tuvo lugar la charla denominada Las Venas Abiertas. (Cortesía Ruth Rosas)

Guadalajara

Dentro del marco de actividades de la edición 30 de la FIL, tuvo lugar la charla denominada Las Venas Abiertas, en donde los escritores Alberto Barrera Tyzka, Paco Ignacio Taibo II y Elena Poniatowska hablaron de cómo la literatura se ha convertido en una actitud y una forma de vida.

La plática, tomó un giro sorpresivo cuando Poniatowska, al explicar la importancia del recordar las voces más allá de sólo escribir historias, aseguró que Andrea, la pequeña de nueve años que corrigió al secretario de Educación, Aurelio Nuño, en un evento público, debería convertirse en la próxima encargada de ese puesto.

La escritora, hizo alusión a ese momento luego de recordar a otra mujer con la que conversaba acerca de su padre, y de cómo con el vocabulario y las jergas mexicanas se pueden descubrir a grandes personajes en México.

“Cuando llegué a México empecé a oír voces, a escuchar lo que decía la gente lo que escribía. Por ejemplo Jesusa Albarancarez era una mujer a la que yo le decía –‘oiga Jesusa ¿cómo era su papá?-, y me decía, -no pues mi papá, no era ni alto ni chaparro, ni gordo ni flaco, era una cosa así apopochadita’- entonces quiero volver a encontrar a la gente que me explique lo que es apopochadito, de descubrir a través de México a hombres y mujeres y también a muchísimos niños, como esta niña que le dice a Nuño, así se para una gordita y le dice, –‘No se dice ler, se dice leer’-, esa niña la deberíamos de haber subido muy alto, ojalá y sea nuestra próxima secretaria de Educación, de veras, que tenga las agallas y la manera de ver. Entonces toda la gente se me metió dentro y es por eso que escribo, leo, claro que leo pero las voces sí son más importantes”.

La charla la cual estuvo cargada de chascarrillos y buen humor, continuó con un análisis de Paco Ignacio sobre la teoría de Marx sobre el ‘opio del pueblo’ y como la literatura “tiene un papel desmovilizante”.

“Vamos a generar polémica, Marx decía que la religión era el opio del pueblo porque no conocía las novelas venezolanas.

“¿A alguien lo ha inmovilizado políticamente leer la descripción de la Ciudad de México desde el puente de Fuentes, a alguien lo ha movilizado? A mí, me hizo tener una visión de la ciudad que no tenía”.

GPE