Comienza la fiesta

Ce­remonia de entrega del Premio FIL Literatura en Lenguas Romances al escritor barcelonés Enrique Vila-Matas.
Uno de los autores más reconocidos en el ámbito de las letras hispanas, considerado un autor de culto.
Uno de los autores más reconocidos en el ámbito de las letras hispanas, considerado un autor de culto. (EFE)

En la larga mesa dos escritores y un crítico literario: Fernando del Paso y Enrique Vila- Matas, los primeros; Christopher Domínguez Michael el segundo. Después el gobernador de Morelos, Graco Ramírez; el de Nuevo León, Jaime Rodríguez "El Bronco"; el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Án­gel Mancera, y por supuesto el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, sin mencio­nar a los políticos locales que alcanzaron un lugar en el presidium… Para quienes digan que la cultura no interesa a los políticos.

Inauguración de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y, al mismo tiempo, ce­remonia de entrega del Premio FIL Literatura en Lenguas Romances al escritor barcelonés Enrique Vila-Matas, uno de los autores más reconocidos en el ámbito de las letras hispanas, considerado un autor de culto; "raro", es el calificativo con el que se le suele etiquetar.

Y su discurso de aceptación del galardón parecía confirmarlo. Si bien antes Christopher Domínguez Michael había hecho una sem­blanza sobre el escritor, y antes el presidente del Comité Organizador de la Feria, Raúl Pa­dilla, había hecho su tradicional recuento de una parte de lo que se vivirá durante los próxi­mos días, Vila-Matas habló de sus búsquedas y de sus hallazgos, de su pasado, de su presen­te y, en especial, de sus apuestas para el futuro.

"He venido trabajando estos años en li­bros difíciles que llevaba lo más lejos posible, hasta sus límites. Cada libro que escribía pa­recía llevarme a dejar de escribir. Lo publica­ba y me instalaba en un estado de callejón sin salida, y los amigos volvían a hacerme la pre­gunta habitual: 'Y después de esto, ¿qué vas a hacer?' Y yo pensaba que todo había termi­nado. Me costaba salir de ese callejón. Pero por suerte, siempre a última hora, me acor­daba de que la inteligencia es el arte de saber encontrar un pequeño hueco por donde esca­par de la situación que nos tiene atrapados".  Uno de los protagonistas de la FIL Guada­lajara¬ --ya vendrán Salman Rushdie o Irvine Welsh, por parte del Reino Unido--, pero tam­bién lo son una larga lista de escritores mexi­canos y de otros países que vienen a la capital tapatía a encontrarse o a reencontrarse con sus amigos y sus colegas. Nueve días que re­sultan insuficientes para las más de 500 pre­sentaciones editoriales o intentar conocer a los más de 650 autores que acudirán a la feria

Comienza la feria, comienza la fiesta.