La Cátedra Vargas Llosa organizó un diálogo sobre la obra de su autor

La mesa reunió opiniones de nuevas generaciones de escritores latinoamericanos en torno al eje temático de su primer encuentro con la literatura del Nobel Mario Vargas Llosa y la influencia de la ...
Cátedra Vargas Llosa y las nuevas generaciones de escritores latinoamericanos
Cátedra Vargas Llosa y las nuevas generaciones de escritores latinoamericanos (Ruth Rosas )

Guadalajara

La Cátedra Vargas Llosa en colaboración con la editorial Penguin Random House agruparon a cinco autores que comenzaron a publicar en la década de los noventa; Carlos Franz, Santiago Roncagliolo, Xavier Velasco, Juan Bonilla y Jeremías Gamboa.


Ante un salón nutrido, la audiencia que se encontraba en el salón 6 de la Feria Internacional del Libro (FIL) estalló en aplausos ante el sorpresivo arribo del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

A manera de presentación, Pilar Reyes inició la mesa con la interrogante sobre qué significó empezar a escribir con los clásicos que Vargas Llosa, al que afirmó que es toda una institución literaria, “Vargas Llosa es muchos escritores al mismo tiempo, un continente de palabras”.

El chileno Carlos Franz enfatizó que el peruano “Es un escritor que hizo de la libertad un tema” y contó sobre su primer encuentro con La ciudad y los perros; libro que conoció en su adolescencia y que le impresionó profundamente al identificarlo como “un retrato de los jóvenes que luchan con su fuerza para contraponerse ante su destino”.

Para Xavier Velasco, su acercamiento surgió a raíz de un debate que vio por televisión de José Revueltas y Vargas Llosa, en el que éste último aconsejaba a los escritores noveles “Amar la literatura sobre todas las cosas, incluso sobre sí mismo y hacer lo que se te dé la gana”. Recordó también su viaje a Canudas, Brasil, inspirado en un “trajín vargallosiano” de La guerra del fin del mundo, terminó su participación con un agradecimiento al Nobel.

“Un autor que habla como los grandes autores, habla de nosotros; es un escritor que apuesta por el encanto de narrar”, dijo Juan Bonilla durante su turno, en el que sitúa a Vargas Llosa entre sus escritores favoritos, al lado de Nabokov y Borges.

Vargas Llosa compartió el entusiasmo de los expositores en todo momento desde su lugar entre el público.

Al llegar su turno, el peruano Jeremías Gamboa, externó su preocupación y la que tienen los escritores coterráneos al declarar que Mario Vargas “Puso la vara muy alta para los autores de mi país”, bromeó al comentar que los editores ansían que todos tengan el mismo nivel de éxito.

“Mario cuando sea grande, quiero ser como tú”, Gamboa se despidió con esa frase que desató complicidad y aplausos correspondidos por los presentes.

En su participación, Santiago Roncagliolo evocó las palabras que el Nobel de Literatura le compartió en un encuentro “La novela sabe más que tú, porque es superior a todos nosotros”. Además reiteró que Vargas Llosa aperturó un nuevo acercamiento a los chicos a través de sus historias.

Al finalizar, Mario Vargas salió casi a empellones por la euforia que desató su asistencia y en la que una multitud perseguía autógrafos, fotografías y selfies con el renombrado peruano

MC