Los subversivos años 60 se cuentan en un cómic

La novela gráfica ilustrada por Dr. Alderete y escrita por Fermín Muguruza y Harkaitz Cano retrata una época a través de sus luchas sociales y de su música.
Viñeta de la novela gráfica 'Black is beltza'.
Viñeta de la novela gráfica 'Black is beltza'. (Dr. Alderete)

México, D.F.

Asesinan al activista afroamericano Malcom X; la policía estadunidense reprime las protestas del movimiento de las Panteras Negras; el Ku Klux Klan y los pacifistas de Vietnam se manifiestan por separado y James Brown canta "Say it out loud, I'm black and proud" en el Teatro Apollo de Nueva York. Todo esto sucede en las primeras viñetas de Black is beltza (La caja de cerillos, 2014), la novela gráfica escrita por Fermín Muguruza y Harkaitz Cano, e ilustrada por el Dr. Alderete, que retrata los años sesenta a través de sus luchas sociales y de su música.

Todo empezó hace cinco años con una imagen que puso a soñar a Muguruza. El músico, documentalista y activista vasco encontró en el periódico una fotografía tomada en 1965, cuando los gigantes de Pamplona -los personajes típicos de las fiestas de San Fermín- fueron invitados a desfilar por la Quinta Avenida de Nueva York. "Lo más impresionante fue leer que a los gigantes negros se les prohibió participar en el desfile por la atmósfera de discriminación racial que se vivía en Estados Unidos", contó el también fundador de la banda de rock radical Kortatu, de visita en México para presentar el libro publicado simultáneamente en español, euskera, catalán y francés.

Con ese hecho histórico comienza el 'road-comic' protagonizado por Manex, un fotógrafo vasco que, tras ser testigo de la censura a los gigantes negros, comienza un viaje en el que presencia acontecimientos claves de la época y conoce a personajes influyentes de la cultura. De Nueva York viaja a Cuba, donde convive con los artífices de la Revolución, incluido el Che Guevara. En México se encuentra con Juan Rulfo y Tin-Tán. En Los Ángeles asiste al Festival Monterey -considerado el precursor de Woodstock- donde actuaron músicos como Jimi Hendrix, The Who, Otis Redding, Janis Joplin y los Rolling Stones. Hacia el final del recorrido, Manex pasa por ciudades como Montreal, Argel y Madrid.

"Quisimos incluir todo lo que en esa época estaba en ebullición: el movimiento por los derechos civiles, los pueblos no alineados; es un momento apasionante en el que el capitalismo no había arrasado todavía", aseguró Muguruza, un personaje controvertido en España por su simpatía con la izquierda radical e independentista vasca. "Para mi como vasco era importante contar cómo una persona desde lo local puede llegar a lo universal y a la vez desde lo internacional defender nuestra propia identidad", añadió el músico nacido en 1963, durante los años del franquismo.

En la presentación de Black is beltza en Vértigo Galería -previa a la que se llevó a cabo en el marco de la FIL- también estuvieron presentes su ilustrador, Jorge Alderete y el músico Alonso Arreola. "Cuando Fermín me envió el guión fue mágico, porque parecía que lo había escrito para mí", contó el dibujante argentino, quien dijo sentirse identificado con las tres capas que envuelven esta historia: "la capa histórico-social, la capa musical y la capa del thriller y la aventura".

El nieto de Juan José Arreola se refirió a Muguruza y al Dr. Alderete como el "titán de la música vasca" y "el Hércules de la ilustración latinoamericana", respectivamente. Y consideró a su libro como una conjunción de proyectos creativos muy pertinente en el momento actual: cuando se viven disturbios raciales en Fergunson, cuando el primer presidente negro de Estados Unidos lanza una reforma migratoria incompleta, o cuando México busca a 43 estudiantes desaparecidos que se han convertido en símbolo del hartazgo social.