Benito Taibo presenta Corazonadas en la FIL ante cientos de jóvenes

El periodista y ferviente promotor de la lectura abordó temas como la injusticia social, los tiempos difíciles que atraviesa el país, la importancia del rescate de la poesía entre otras cosas
Benito Taibo presentó su libro titulado Corazonadas.
Benito Taibo (Cortesía Francisco Martínez)

Guadalajara

El salón Enrique González Martínez lució repleto de jóvenes durante la presentación de Corazonadas (Editorial Grupo Planeta), el nuevo libro de Benito Taibo, periodista y ferviente promotor de la lectura.

Durante la charla, en la que agradeció la presencia del público, sinceramente emocionado, abordó temas como la injusticia social, los tiempos difíciles que atraviesa el país, la importancia del rescate de la poesía y la comprensión de la otredad para el entendimiento de uno mismo.

Taibo compartió que desde hace quince años que se dedicó de lleno a la promoción de la lectura, intenta contar a partir de su propia experiencia cómo la magia y el embrujo de las palabras lo van tocando a uno al punto de cambiar y transformas a las personas, como le ha sucedido a él a lo largo de su vida.

Para Benito Taibo no existen los escritores sin los lectores y él mismo se reconoce como un lector que un día decidió escribir, y espera que sus palabras sean un pequeño puente para los jóvenes hacia a la gran literatura, que a él le cambió la vida.

En una presentación en la que habló de otros temas, menos de su libro porque como dijo, le gusta hablar de los libros en general y cómo estos se pueden convertir en salvavidas, recalcó que a los jóvenes no hay que educarlos sino quererlos, argumentando que la educación emocional es lo que los hará comprender su valor como personas y lo que son capaces de hacer por el otro.

A la pregunta formulada por José Miguel Tomasena, moderador de la presentación, sobre el papel de los libros en la formación emocional y la importancia de la lectura en el país, Taibo respondió que la revolución debe empezar por lo cotidiano y lo cercano, que logre dejar un pequeño impacto a partir del cual pueden llegar los grandes cambios. Para él, es esperanzador ver la cantidad de jóvenes que están leyendo actualmente, en la que sobresalen la cantidad de mujeres lectoras.

Señaló enfáticamente que para tener un país de lectores, México debe ser antes un país de justicia, en el que la brecha económica y la impunidad desaparezcan y que la justicia no sea sólo una idea.

MC