Benito Taibo y Alberto Villarreal como ‘rockstars’ ante Mil Jóvenes

Literatura, poesía, consejos, la importancia de los libros, y hasta un ‘Maniqui Challenge’, todo eso incluyó la charla que ofrecieron los simpáticos escritores dentro del Foro FIL.

Guadalajara

Como si se tratará de un concierto de rock, con cientos de fanáticos a la espera de su artista favorito, la charla denominada Mil Jóvenes con Benito Taibo en la cual, el escritor mexicano compartió micrófono con Alberto Villarreal, joven escritor y popular booktuber estuvo plagada de gritos, porras, risas, pero también de reflexiones y consejos, y hasta hubo espacio para realizar un ‘Maniqui Challenge’.

Desde alrededor de media hora antes del evento, los emocionados jóvenes y también adultos, comenzaron a llegar al Foro FIL donde se desarrolló la conversación, para aumentar la emoción y el gozo de los asistentes, a la entrada, se les obsequió el libro de Taibo; Persona Normal.

Gritos ensordecedores que pronto se unían en coro para pronunciar ¡“Benito, Benito, Benito”! Y claro, también “¡Alberto, Alberto, Alberto”! hicieron que la propia Marisol Schulz, directora general de la FIL, fuera constantemente interrumpida cuando trataba de presentar a los escritores, sin embargo,
“Me da mucho gusto verlos aquí, esta actividad para jóvenes como ustedes, con lectores y futuros lectores, esperamos que a partir de aquí sigan entendiendo el valor del libro. Quiero agradecer a Grupo Planeta, Fundación Telefónica, y la UNAM que junto con la FIL podemos tener aquí al joven escritor Alberto Villarreal-, hizo una pausa debido a los gritos de los jóvenes y continuó- Y ‘rockstar’, para que charle esta mañana con Benito Taibo, una persona no tan normal, afortunadamente”.

Pronto comenzó la guerra de porras por un lado retumbó de nuevo ¡“Benito, Benito, Benito”! y pronto “¡Alberto, Alberto, Alberto”! y así a cada palabra que lanzaban los escritores.

Cuando por fin cesaron los gritos, a petición exhaustiva del propio Taibo quien señaló no escuchaba lo decía Alberto, expresó; “Muchas gracias por estar aquí porque una vez más no es un montón de chicos y dos autores sino la constatación de que se vuelve realidad la cultura de los lectores, porque eso es lo que somos, somos lectores, algunos escribimos pero sólo somos lectores y por eso estamos aquí para hablar sobre el libro, el embrujo de las palabras y las enormes posibilidades que tiene para transformar nuestras vidas”.

La euforia de los presentes, se elevó cuando Alberto tomó la palabra para agradecer a la invitación y la fortuna de compartir con Taibo una charla, la cual comenzó con poesía y como con esta pueden ‘conquistar a chicas’

“En tu último libro… no me dejan escuchar con tantos gritos… el personaje trata de conquistar a una chica leyendo poemas y decía que no hablamos suficiente en las pláticas que hemos tenido y quería saber si saber algún poema de memoria que podamos decirse lo a las chicas y yo digo otro”.

Benito se puso de pie y oró un poema de Rafael Alberti porque “demuestra con sus palabras que la literatura sigue un camino para ligar”, mientras que Villarreal optó por uno de Jaime Sabines.

El ‘concierto literario’ continuó con los consejos de Benito para poder ser un escritor; “nalgas poderosas y una gran goma de borrar. Pero no me lo tomen a mal, son nalgas poderosas porque un escritor que es dedicado pasa mucho tiempo sentado y la goma de borrar porque se debe borrar mucho más de lo que se escribe”.

Benito compartió además su gratitud hacia este tipo de encuentros y ferias literarias puesto que “creemos en los libros y en las palabras de los libros como puente constructor de libertad, debemos tener el libro como un aliado, hay que compartir literatura, ahora les dieron un libro, si ya lo tiene o ya lo leyeron regálenlo”.

Cientos de libros fueron elevados por los jóvenes que no perdieron el entusiasmo durante toda la plática, ahí mismo un joven que recibió dos ejemplares, lo regaló.

La charla culminó con un ‘Maniqui Challenge’, el cual fue solicitado por Villarreal, y del cual Benito señaló, “no se ni que es, pero esta chido” y al momento los presentes se inmovilizaron. Ese, fue el único momento en el que por espacio de dos minutos hubo un silencio absoluto. Cuando la cámara terminó de captar la inmovilidad de Villarreal, Taibo, reporteros, camarógrafos y cientos de jóvenes, el foro se inundó de aplausos.

MC