• Regístrate
Estás leyendo: San Luis Potosí, un agasajo arquitectónico
Comparte esta noticia

San Luis Potosí, un agasajo arquitectónico

Viajes

La capital del estado se distingue por su gran belleza, cultural e historia. Un destino ideal para vacacionar dentro de nuestro país.
Publicidad
Publicidad

Incluida como parte de “El Camino Real de Tierra Adentro”, Patrimonio Cultural por la Unesco en 2010, la capital de San Luis Potosí alberga hermosas mansiones, iglesias, casonas convertidas en museos, tiendas y restaurantes, que le dan armonía visual al entorno con un toque señorial.


Ambiente europeo

Esta ciudad vanguardista, que integra un glorioso pasado colonial con los más modernos servicios turísticos, estimula a los viajeros a descubrir sus calles estrechas, plazuelas de leyendas y recintos culturales, pues además de la riqueza arquitectónica, posee una agitada vida cultural.

Su Centro Histórico –que abarca 19 manzanas– posee lujosas construcciones, con relieves, muros y cornisas que se vistieron de cantera rosa y gris, por lo que ofrecen una vasta muestra de las diversas corrientes arquitectónicas europeas: barrocas, neoclásicas, platerescas, góticas, churriguerescas o románicas.



Y es que por estas calles se pueden apreciar más de 1,600 edificios históricos –del siglo XVI al XX– en una traza octagonal con pequeñas y estrechas arterias.

Uno de los espacios de gran relevancia es la Plaza de Armas. Ahí se localiza el Palacio Municipal con sus grandes arcos y la monumental escalera que resguarda su belleza interior. Fue sede de las Casas Reales y residencia episcopal.

A un costado está la Catedral (de 1701). Su interior está decorado con estilo neoclásico; en su fachada destacan los 12 apóstoles esculpidos con mármol de Carrara, mandados hacer por monseñor Montes de Oca en 1906. A los costados lucen los 12 originales realizados en piedra, por lo que es el único recinto sacro con 24 apóstoles.



Caminando se llega al Palacio de Gobierno, construido entre 1767 y 1827 en cantera gris; ahí se pueden visitar los salones Recepciones y Gobernadores, además de las salas Hidalgo y Juárez.

Al centro de la plaza se levanta un quiosco octagonal de cantera rosa, obra de los hermanos Biaggi, que muestra en sus frisos nombres de algunos destacados músicos. A un lado se yergue la estatua de el Señor de las Palomas, obra del potosino Mario Cuevas, en homenaje a José Moreno Díaz, quien diariamente alimentaba a las aves.

En la Plaza Fundadores sobresalen el Edificio Ipiña, el cual, se dice, está inspirado en los inmuebles de la Rue Rivoli de París. Es de estilo neoclásico y tiene en su primer nivel un portal creado por arcos de medio punto con columnas de base cuadrada. Fue concebido como zona de vivienda y área comercial de tres niveles; muy moderno para la época.


Considerado como uno de los sitios más bellos de la ciudad, la Plaza del Carmen está rodeada por la iglesia del mismo nombre –data del siglo XVII–, calificada por muchos como la obra más importante del barroco de la ciudad; el Museo Virreinal, el Teatro de la Paz –del siglo XIX– y la casa del poeta Manuel José Othón.

Por la Calzada de Guadalupe –según los especialistas la arteria peatonal más larga de América Latina con 1,114 metros– se llega a la Caja de Agua, uno de los monumentos más representativos de la ciudad: durante más de 100 años (de 1830 a 1940) abasteció de agua a los habitantes de la zona.



Festín cultural

Por esta avenida se llega al Centro de las Artes de San Luis Potosí “Centenario” (Calzada de Guadalupe 705, col. Julián Carrillo), que antiguamente fue la penitenciaría del estado, con una superficie superior a los 40,000m, es uno de los recintos más importantes para la iniciación artística.


El inmueble fue proyectado a finales del Siglo XIX, según el modelo panóptico de Arquitectura Carcelaria, ideada por el filósofo utilitarista Jeremy Bentham. El objetivo de la estructura panóptica permite al guardián observar desde una torre central a todos los prisioneros, recluidos en celdas individuales.

Fue utilizado como cárcel hasta 1999; de hecho, ahí estuvo prisionero Francisco I. Madero, en donde comenzó a redactar el Plan de San Luis que desconocía la presidencia de Porfirio Díaz y convocaba al levantamiento armado el 20 de noviembre de 1910.

Actualmente ofrece residencias para artistas, además de áreas para profesionales en diversas expresiones artísticas: música, danza, teatro, pintura, fotografía, arte y tecnología, artes visuales y escultura, entre otras.En uno de las alas se inauguró en marzo el museo dedicado a Leonora Carrington (Lancashire, Inglaterra,1917–Ciudad de México, 2011), una de las artistas más importantes del surrealismo. Reúne más de 100 piezas entre esculturas, bocetos y dibujos, además de seis obras monumentales. También hay un área de exposiciones temporales, biblioteca, sala audiovisual y el Centro Internacional de Estudio y Difusión del Surrealismo.

Durante el recorrido se pueden conocer la historia de esta corriente, la trayectoria de la creadora inglesa y sus memorables frases que adornan las paredes de este lugar, en el que también se realizan eventos culturales durante el año, al igual que en toda la localidad, pues es uno de los principales motivos que atraen a los visitantes a San Luis Potosí, una ciudad con corazón de piedra y espíritu festivo.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.