• Regístrate
Estás leyendo: "Viaja" seguro este fin de semana en Pachamama Fest
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 21:30 Hoy

"Viaja" seguro este fin de semana en Pachamama Fest

La organización Espolea se asegura de la calidad de las sustancias que consumes a la vez que rescata el conocimiento sobre sustancias psicotrópicas de los pueblos originales

Publicidad
Publicidad

Mariana R. Fomperosa

Espolea es una organización sin fines de lucro con dos misiones muy claras: primero, asegurarse de que lo que consumas para recrear tu mente sea de buena calidad y así evitar riesgos a la salud. Y segundo, recuperar el conocimiento y tradiciones que los pueblos originarios de México tienen en torno a las plantas con compuestos psicoactivos. Por eso, entre otras actividades, están presentes en eventos multitudinarios de entretenimiento como el Pachamama Fest que se llevará a cabo mañana en la Plaza de Toros.

En un correo electrónico, Brun González Aguilar, coordinador del Programa de Reducción de Daños de Espolea, explicó a Milenio más sobre este proyecto que tiene como objetivo “visibilizar y evidenciar las consecuencias no deseadas de la fallida guerra contra las drogas, respetando siempre los derechos humanos" según describió.

¿Cómo es que invitan a Espolea a participar en el Pachamama Fest, el 1er Foro Internacional por los derechos de la Madre Tierra?

Por el trabajo que tenemos alrededor de la recuperación de las tradiciones, las prácticas culturales y el conocimiento en torno a las plantas maestras y las medicinas que incluyen compuestos psicoactivos. Ya que en su contexto tradicional son sagradas y tienen un rol central en la construcción de la identidad de los pueblos originarios de nuestro país.

¿Qué va a hacer Espolea en el festival?

Tendremos un stand de reducción de daños, en el que daremos información basada en evidencia, sin juicio o sesgo ideológico, neutral, práctica y amigable en torno a distintas sustancias psicoactivas como el alcohol, el tabaco, el cannabis, la cocaína o el 2C-B.

También contamos con una “Zona de aterrizaje” en donde ofrecemos apoyo y acompañamiento para personas que estén pasando por complicaciones o experiencias difíciles debido a los efectos de alguna sustancia psicoactiva y que no esté en condiciones de riesgo físico o de salud. Trabajamos generalmente en conjunto con los equipos de paramédicos de los festivales o eventos y formamos alianzas para poder tener protocolos de seguridad adecuados.

Y finalmente, pero más importante, tenemos el servicio de análisis de sustancias (PAS) que ahora es un proyecto compartido con otras organizaciones de la sociedad civil como el Colectivo ReverdeSer, el Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas (CUPIHD), el Instituto de Atención y Prevención para las Adicciones (IAPA) y la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF).

¿En qué consiste el servicio de análisis de sustancias?

El servicio busca identificar sustancias peligrosas, adulterantes o sustitutos en las sustancias psicoactivas que las personas planean consumir, idealmente antes de que lo hagan. Queremos generar conciencia en torno a los riesgos del mercado negro, hacer un mapeo de los adulterantes presentes y las nuevas sustancias psicoactivas que han ido emergiendo continuamente para evitar reacciones imprevistas y mezclas potencialmente peligrosas que los jóvenes están utilizando.

¿Cómo es el procedimiento?

Es muy sencillo. Tenemos una mesita resguardada del sol y del aire donde las personas pueden pasar a sentarse. Se les explica el procedimiento y se hace un pequeño cuestionario para saber qué sustancia se va a analizar y conocer su acercamiento a la sustancia para poder hablar sobre las prácticas de alto riesgo siempre con un enfoque a la reducción de riesgos y daños y cómo implementarlo.

Se toma una muestra de la sustancia (alrededor de 30 mg o menos en el caso de pastillas, polvos o cristales, por ejemplo) y se le aplican tres reactivos colorimétricos distintos para identificar familias moleculares. Dependiendo de la combinación de colores, puedes determinar la presencia de varias sustancias diferentes.

También realizamos análisis con luz UV para identificar LSD; para conocer el porcentaje de pureza de la cocaína, es decir la cantidad de cocaína total en proporción al volumen de la muestra usamos otros reactivos especiales. Ésta es la única sustancia de la que se puede tener esa certeza. En México la pureza de la cocaína es de entre 10 y 50 por ciento, el resto son agentes adulterantes y “excipientes” o productos neutros que no cambian el efecto, solo dan más peso.

¿Hay limitaciones en la prueba?

Sí porque no se identifica la presencia de más de una sustancia, entonces los cortes o las adulteraciones no aparecen aquí. Para hacerlo se necesita una cromatografía de capa fina que aún no hemos podido realizar dentro de festivales. Con ésta prueba se obtiene un contenido desglosado de la muestra que permite hablar con mayor propiedad sobre los efectos potenciales y los riesgos reales de la mezcla específica que se encuentra en esa pastilla.

¿Cuál es la reacción de los asistentes al conocer el servicio que ofrecen?

Agradecimiento y sorpresa. Las personas se sienten completamente abandonadas cuando se trata de pedir información o ayuda sobre el asunto de las sustancias psicoactivas o “drogas”, por el estigma y la discriminación alrededor de su consumo. La criminalización cierra la puerta al diálogo y cualquier oportunidad para hablar abiertamente sobre temas que obviamente son de interés de estas personas.

¿Qué buscan lograr con este servicio?
Queremos cuidar a las personas, construir este sentido de comunidad y empoderar a través de la información y el conocimiento teórico y práctico. Las personas entienden que esto no lo estamos haciendo por lucrar o vender un servicio. Todo es gratuito, los materiales, los reactivos, lo que sea que les podamos ofrecer cuando están en la zona de aterrizaje, agua, fruta, etc., sólo tenemos un botecito de cooperación voluntaria. Esto hace que quieran involucrarse más y llevan a otras personas a que nos conozcan, le cuentan a sus padres, madres y a toda su familia. Hemos recibido a familias enteras en el stand y hasta los abuelos o abuelas entienden que esto lo hacemos para cuidarnos, no para promover, propiciar o facilitar nada más allá que la información para una toma de decisiones más responsable.

¿Cómo me doy cuenta de que lo que estoy comprando es de buena calidad? ¿Qué debo de tomar en cuenta?

Lo primero que hay que tomar en cuenta es que mientras el mercado de sustancias psicoactivas sea un mercado negro, clandestino, sin regulación ni control alguno, realmente no hay forma de saber o de cerciorarse sin utilizar este tipo de análisis.

Con eso dicho, hay algunas formas de corroborar con cada sustancias y tiene que ver con conocer sus propiedades.

En el caso del LSD, no debe tener ningún tipo de sabor ni dejar sensaciones en la boca, cuando un papel tiene sabor amargo o metálico, muy probablemente contiene alguna molécula como el DOM/DOC/DOI/DOB y si te entumece la boca, probablemente contiene alguna molécula como el 21-i-NBOMe o alguna variante.

Otro ejemplo sencillo es con la cocaína. Si tomas una pizca y la echas en un vaso de agua, tiene que disolverse rápidamente porque el hidrocloruro de cocaína es muy soluble en agua. Todo lo que flote, se caiga al fondo o no se disuelva, no es cocaína.

Puedes encontrar el stand de Espolea dentro del Pachamama Fest o ponerte en contacto con ellos a través de redes sociales o su página de internet.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.