• Regístrate
Estás leyendo: Un viaje a España en siete vinos
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 03:16 Hoy

Un viaje a España en siete vinos

Los vinos españoles más reconocidos le dan una cara, y un sabor, distinta a España.

1 / 5
Publicidad
Publicidad

Ana Estrada

El Duero, ese río largo y benevolente, bien podría ser llamado Río del Vino. A lo largo de su cauce, cientos de viñedos se alimentan de él y, en un proceso paciente y cuidadoso, sus uvas se transforman en los mejores vinos del mundo.

A este río se le conoce en todo el mundo: las mejores etiquetas de vino llevan su nombre pues la denominación de origen Ribera del Duero, es de las más queridas por los enólogos, tan es así, que este año siete de sus vinos fueron galardonados con una medalla de oro en las Vinalies Internationales en París, donde cada año, expertos de todo el mundo premian las mejores cosechas del mundo.

Por esto, vale la pena hacer una ruta a lo largo del Duero para conocer estos vinos que le dan otra cara y otro sabor a la madre patria:

Las sorpresas de la Milla de Oro

Aunque los viñedos que aprovechan los beneficios del Duero se extienden por más de 115 kilómetros, existe una pequeña franja de no más de 15 kilómetros, bautizada como “Milla de Oro”, considerada una de las más especiales de la zona por la gran cantidad de bodegas instaladas ahí.

En el corazón de la Milla de Oro se encuentran las Bodegas y Viñedos Lleiroso, que con su Lleiroso Crianza 2011, obtuvo una de las siete medallas de las Vinalies Internationales.

Los expertos recomiendan este vino pues, al haber estado 12 meses en barrica de roble francés nuevo y 12 meses en botella, su sabor es perfecto para todos los paladares: desde aquellos que no están habituados a beber vino, hasta los más exigentes, pues ni el sabor a fruta ni a madera predominan. Este es el único vino de la Ribera del Duero en el que sus inversionistas son mexicanos.

El paisaje de esta bodega es impresionante: su límite sur es el mismo río Duero y al norte se levanta un precioso bosque que contrasta con el viñedo.

Hotel entre viñedos

Todo tour necesita un lugar donde dormir. El Hotel Arzuaga es reconocido por estar dentro de las mismas Bodegas Arzuaga-Navarro, cuyo vino Amaya Arzuaga 2011 fue uno de los galardonados en París.

Este lugar ofrece recorridos para conocer de cerca el proceso de fabricación del vino, además de visitas a lo largo de la propiedad para apreciar a los ciervos y jabalíes que habitan el lugar.

Peñafiel

Justo al pie del castillo de Peñafiel, en la localidad del mismo nombre, se encuentran las Bodegas El Inicio, padres del vino Admiración Selección Especial 2011, por lo que el recorrido, además de delicioso, también resulta en un viaje al pasado. Este castillo fue construido en el año 943 y es considerado un monumento nacional por el gobierno español.

En esta misma localidad se encuentran las bodegas Pinna Fidelis, que con su Pinna Fidelis Crianza 2011 y su Pinna Fidelis Gran Reserva 2005, también captaron la atención de los expertos.

50 años de tradición

Ubicada en Fuentespina, una de las bodegas con más tradición son las de Avelino Vegas, que con su vino Fuentespina Selección 2011 ha ganado reconocimientos a nivel mundial.

Visitar el pueblo, con su iglesia de San Miguel, la Ermita de la Santísima Trinidad, las plazas y sus preciosos paseos arbolados, resultará en un recorrido mágico.

Un proyecto sustentable

Valdemonjas es un proyecto diferente: nace en el seno de una familia comprometida con la viticultura sostenible. Todos sus procesos, abonos y control de plagas son ecológicos, por lo que aseguran, el sabor de la uva es diferente y su vino es de la más alta calidad. Valdemonjas Entre Palabras 2012, fue reconocido como uno de los mejores de la Ribera del Duero.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.