• Regístrate
Estás leyendo: Torreón tenía propaganda aliada en algunos muros
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 18:43 Hoy

Torreón tenía propaganda aliada en algunos muros

La Opinión publicó el 1 de noviembre de 1918 que cuando fueron descubiertos dos alemanes, pintaban en esa propaganda la palabra "MENTIRAS".

Publicidad
Publicidad

Cecilia Rojas

Ahí donde usted ve, la ciudad de Torreón tenía propaganda aliada en algunos muros. Así que cuando fueron descubiertos dos alemanes, que no se dijo quienes eran pero no había tantos, pintaban en esa propaganda la palabra "MENTIRAS", la gente pidió a la policía que pusiera manos a la obra.

Mas que nada para que no se fuera a andar saliendo del chon ni la propaganda germana ni la aliada, por que México había prometido neutralidad en todo momento. Pos estos.

Un juez determinó que el que le disparó al soldado en el burdel, era culpable, esto tras hacer entrevistas formales a las Cleopatras (muchachas), que presenciaron los hechos lamentables.[OBJECT]

Al reportero Erasmo Hernández le fue muy mal cuando un jefe militar le preguntó por un periódico llamado "El Tracalero", y Erasmo le dijo que no salía los domingos, el día que el soldado se lo pidió.

Se lo llevaron preso y hasta le pusieron centinela de vista, uno que no lo dejara de mirar y todo por nada. Aparte él era reportero de "El Luchador". El soldado malandro era Manuel Sustaita.

Y finalmente, ya pasada la tragedia, como dijo mi abuelita, se constituyó el Consejo de Salubridad del Municipio de Torreón y esperábanse buenos resultados en sus luchas previsorias contra cualquier cosa que atentase contra la salud.

Apenas se le hacía justicia, o al menos se revisaba, el caso del doctor Orvañanos, que fue retirado de la dirección del Hospital Civil Belisario Domínguez por el Comité Sanitario, en plena epidemia y que el ayuntamiento negó saber algo al respecto. Pero salió el peine y sí, el ayuntamiento sí sabía que pasó ahí.

De nuevo las notas alemanas, mustias y hasta dirigidas al pueblo gringo, planteaban esperanza en la llegada de las condiciones que se iban a interponer para la firma de los armisticios. Tal vez a la espera de un poco de misericordia.

Apenas entonces, se anunciaba que los ataques sub marítimos británicos, contra vapores de pasajeros, habían sido suspendidos. Y eso que eran de los buenos. En las guerras se pierden esas nociones maniqueas, no obstante permanece esa idea de ser del lado bueno o malo.


dcr

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.