• Regístrate
Estás leyendo: Todo en uno
Comparte esta noticia

Todo en uno

La respuesta ante algunas de las desventajas que genera el crecimiento de las ciudades son los desarrollos mixtos verticales. Los socios de Grow Arquitectos nos comparten su experiencia.


1 / 2
Publicidad
Publicidad

Surgidos en algunos países europeos desde los 70’s y 80’s, los desarrollos de uso mixto se empezaron a ver en Latinoamérica hace aproximadamente una década. En nuestro país, la construcción de este tipo de inmuebles se multiplica día a día y sin duda este incremento responderá a las ventajas que estos complejos deben de aportar a la ciudad.

Al respecto los socios de Grow Arquitectos, establecidos en la Ciudad de México, nos señalan que las principales virtudes son la capacidad para explotar el potencial de desarrollo de un predio y el aprovechamiento de su ubicación dentro de los centros urbanos de las ciudades mediante una mayor densificación arquitectónica. Por supuesto, las metrópolis no son las únicas beneficiadas con estos nuevos proyectos, nos aclaran, estos complejos acercan a las personas a una mayor convivencia integral.

Al reunir en un mismo espacio opciones para vivir, trabajar, comprar y entretenerse, promueven los recorridos viales menores. No sólo es más satisfactorio vivir en un desarrollo vertical, de esta manera se evitan los largos traslados hacia los desarrollos horizontales surgidos en los suburbios de los grandes centros urbanos. El objetivo es crear una comunidad controlada, segura, divertida y con mayor respeto al entorno ambiental. Pudiera pensarse que, dado que estos desarrollos son relativamente nuevos en nuestro país, los mexicanos aún no estemos muy dispuestos a vivir en uno de ellos. En contra de esta suposición, el grupo de expertos asegura que nuestra sociedad es cada vez más global, más informada y más dispuesta a cambiar y adaptarse a nuevas y mejores alternativas de vida, especialmente si esto supone la garantía de que su inversión se verá beneficiada.

Infraestructura y diseño

Servicios tradicionales de agua, drenaje y energía, dimensionados de acuerdo a las densidades particulares de la construcción, es la única infraestructura que requieren estas mini comunidades, nos explican. A lo cual añaden que, ya que es prioritario el respeto al entorno, en su construcción se impone el uso de materiales respetuosos, sistemas constructivos no contaminantes y métodos de ahorro de energía y optimización del agua. No se puede negar que hay un evidente impacto regional, tanto urbano como vial. Es por ello que para la planeación de estos desarrollos es vital un trabajo coordinado entre inversionistas y autoridades.

El equipo de Grow Arquitectos define los complejos de uso mixto como rompecabezas que mezclan usos y actividades públicas y privadas. Consideran que su solución arquitectónica debe de resolver la convivencia armónica de espacios, accesos, vistas y orientaciones, ventilaciones e iluminaciones, lo cual dará como resultado el bienestar de todos los usuarios.

Es mandatorio tratar este tipo de proyectos como un conjunto. No se trata de hacer un local comercial con departamentos arriba, hay que separar adecuadamente los espacios comerciales y privados, dotar a cada uno de sus respectivas funciones pero a la vez generar la convivencia entre ellos, como lo resolvieron en su proyecto Nuevo Sur, en la ciudad de Monterrey. El diseño debe de contemplar la coordinación entre usos y giros. La clave, aseguran, es el orden, tanto formal como funcional. No hay que olvidarse de los espacios verdes, que tanto enriquecen estos complejos. Una mayor densificación no significa sólo concreto y acero, deben contemplarse cuerpos de agua, terrazas y en general áreas donde la convivencia de adultos y niños se dé con seguridad y represente calidad de vida. Indudablemente las ciudades del futuro estarán pobladas por estos microcosmos, concluyen los arquitectos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.