• Regístrate
Estás leyendo: Stickers: ¿moneda de cambio o tarjeta de presentación?
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 23:07 Hoy

Stickers: ¿moneda de cambio o tarjeta de presentación?

Si algo hay que llevar a Campus Party y llevarse de Campus Party son stickers.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Alejandro Jauregui

Un buen campusero refleja su personalidad y gustos a través de los stickers que pega en el respaldo de su computadora.

Cuando uno camina por los pasillos de la Expo Guadalajara, ve pegatinas por todos lados, adornan los miles de equipos de cómputo de los campuseros, son regalo en stands promocionales y repartidos mano a mano por chicos independientes.

Ya sean de vinil o autoadheribles, los stickers tienen tres funciones:

  • Son tarjeta de presentación, por medio de la cual podemos dar a conocer nuestro trabajo. El campusero imprime stickers con alguna imagen de la marca de su empresa, un superhéroe, personaje de animé que le guste y sus datos de contacto y sus redes sociales. Luego, cuando conoce a alguien con quien le interesa mantener comunicación, intercambian stickers. Producir un sticker casero cuesta entre 20 y 50 centavos, siempre que el diseño sea propio.
  • Son un artículo de colección. Algunos solo se obtienen en eventos especiales, haciendo alguna actividad en un stand específico, como los que se regalaron en el stand de la empresa japonesa de videojuegos Square-Enix con la imagen de la marca y que eran una edición especial para Campus Party. Los campuseros iban especialmente a pedir su pegatina, y si andaba por ahí el productor de Final Fantasy XIV, Hiroshi Yoshida, se las firmaba. Así el sticker era más que un coleccionable, subía su valor.
  • Es la moneda de cambio no oficial de Campus Party. Por los pasillos de la Expo hay letreros con ofertas de trueque: stickers a cambio de comida, refrescos, botellas de agua o hasta artículos promocionales y productos de valor para los coleccionistas.

Algunos de los intercambios más preciados son por comida, artículos promocionales como termos o tazas, de esta y otras ediciones de campus.

En la redacción de Campus News de Milenio hicimos el experimento a través de Twitter. Le pedimos a los campuseros que llevaran stickers y les daríamos una rebanada de pizza. En dos minutos llegó el primero, luego apareció César Arturo Blancas con stickers elaborados por él como parte de un pequeño negocio dentro de campus. Era la primera vez que los intercambiaba, pero tenía hambre.

Al final de Campus Party nadie se va sin sus stickers, al menos tendría que llevarse el oficial de campus. Los coleccionistas tendrán con qué adornar sus laptops y videojuegos, pero algunos los guardarán como ahorro para intercambiarlos el próximo año.

*Experimento social por parte de tallerista de Milenio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.