• Regístrate
Estás leyendo: Sobrevive al primer día de escuela de tu hijo
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 20:44 Hoy

Sobrevive al primer día de escuela de tu hijo

El primer día de clases no sólo es angustiante para los pequeños, sino para los papás que por primera vez los dejan solos en un ambiente que no es la casa. 

Publicidad
Publicidad

El primer día de escuela es un evento estresante no sólo para los niños, sino también para los papás primerizos que sienten angustia al ver a su pequeño llorar mientras lo dejan en el salón.

Para que tanto tú como tu hijo estén preparados para el lunes, te damos algunas recomendaciones que harán de ese primer día de clases algo llevadero.

Prepara el terreno

Si puedes visitar antes la escuela a donde irá tu hijo y dar una vuelta por los alrededores mientras le explicas lo que sucederá el lunes, puedes calmar un poco la angustia del niño.

Habla con él sobre la importancia de ir escuela y que ahí va a aprender cosas nuevas y conocer nuevas personas. Y sobre todo, dile que el estar en la escuela es un momento del día y que por la tarde regresarás por él.

Enséñale a cuidar sus cosas

Es muy molesto comprar una nueva lonchera o un nuevo suéter a unas cuantas semanas de haber iniciado el ciclo escolar. Házle saber que debe volver a casa con todo con lo que lo mandas, como las sandwicheras o partes del uniforme, y enséñale la mejor manera de acomodar sus cosas dentro de su lonchera o mochila.

Lo mejor que puedes hacer para que sus cosas no se pierdan entre los otros niños del kínder es usar etiquetas con su nombre, así, si a él se le olvida las maestras podrán identificar de quién es.

Prepara la mochila un día antes

Antes de ir a dormir, prepara junto con él la mochila. Qué libros y cuadernos debe llevar así como qué uniforme debe usar. De esta manera, no sólo estarás formando un hábito en tu hijo, sino que facilitará las cosas por la mañana para que no olvide nada.

Que no se te haga tarde

Puede que tú ya estés acostumbrado a levantarte temprano para ir a trabajar, pero tu pequeño no.

Para evitar contratiempos, haz que tu hijo se vaya a dormir temprano. Prepara dos alarmas, una para ti y una para él, que suenen minutos antes de lo que tienes planeado, y así evitas contratiempos.

Evita que el despertar sea brusco para que empiece el día con tranquilidad.

Desayunen

No hay comida más importante en el día que el desayuno. Esto no significa que debas darle una torta enorme de huevo o un licuado que lo único que va a hacer es que le caiga de peso.

Aquí te damos algunas opciones saludables que le darán la energía necesaria para empezar el día, como fruta, cereales o unos rollitos de jamón con queso.

Haz que se sienta acompañado

El primer día siempre es difícil, así que si puedes, llévalo tú a la escuela y espera a que se cierren las puertas. Por la tarde, a la hora de la salida, ve a recogerlo puntualmente. Muchos niños se angustian al no ver a su papá o mamá cuando termina un día de escuela.

Si no puedes ir tú por él o ella, pídele a alguien como sus abuelos o un amigo cercano a la familia que lo recoja.

Ten en cuenta que es probable que necesites estar un poco más de tiempo en la escuela en caso de que pase algo extraordinario.

Anota los números de emergencia

Deja en la escuela los números en los que te pueden contactar en caso de emergencia y guarda el número de la escuela en caso de que tengas que avisar que vas tarde a recogerlo o que alguien más pasará por él.

Prevé el tráfico

Cuando los niños regresan a la escuela, el tráfico por las mañanas se incrementa. No te fíes de los tiempos y sal temprano. Si llegas antes, puedes aprovechar para preguntarle a tu hijo cómo se siente al empezar la escuela.

Escúchalo

Una vez que estén de vuelta en casa, pregúntale cómo le fue en la escuela, qué hizo, qué fue lo que más le gustó. Con esto, no sólo tendrás un vistazo de cómo le está yendo académicamente, sino también si la está pasando bien.

Acércate a su maestra y a otros padres

Procura hablar con la maestra de manera constante sobre el desempeño de tu pequeño para que puedas actuar a tiempo en caso de ser necesario.

Hablar y conocer a otros papás es de mucha ayuda, sobre todo si tienes que trabajar todo el día, pues en caso de que haya una tarea que olvidó o algo especial, ellos te pueden avisar.


mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.