• Regístrate
Estás leyendo: Sigue la Ruta del Queso y el Vino
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 16:50 Hoy

Sigue la Ruta del Queso y el Vino

Deliciosas queserías y ricos viñedos se extienden a través de esta ruta, en la que se ofrecen catas y degustaciones para consentir al paladar.

Publicidad
Publicidad

Tequisquiapan es un Pueblo Mágico ubicado a 45 minutos de Querétaro y a dos horas de la Ciudad de México, que tiene mucho por ofrecer y gracias a su cercanía, todos los citadinos podemos desplazarnos fácilmente para disfrutar de sus hermosos paisajes y artesanías, así como sus quesos y vinos que fácilmente pueden competir con etiquetas internacionales.

Y es que desde hace unos años, el Bajío queretano es la segunda región vitivinícola más importante del país, gracias a la gran cantidad de viñedos, fincas y ranchos que conforman la Ruta del Queso y Vino, en la que encontrarás muchas y variadas combinaciones.


En cualquier época

La Ruta del Queso y el Vino ofrece recorridos los 365 días del año; sin embargo, la época ideal para visitarla es en junio, julio y agosto, cuando florece la vid; lo que te permitirá ver los viñedos en todo su esplendor.

Aunque una escapada espontánea es factible, te recomendamos planear tu itinerario con tiempo para que visites las mejores queserías y viñedos, y puedas llevarte una experiencia inolvidable.


Enología única

Tu experiencia sibarita debe empezar en los viñedos San Juanito, que se encuentran en la región semiárida de Ezequiel Montes, a casi 2,000 metros sobre el nivel del mar, lo que le permite tener la combinación perfecta de factores climáticos para producir un vino excelente.

En esta zona, el sol está presente casi todo el año y sus tierras están enriquecidas con componentes volcánicos que filtran el agua, lo que garantiza la calidad de sus vinos.

A más de una década de su fundación –inició operaciones en 2007 con 11 hectáreas– San Juanito ha logrado posicionarse en el mercado nacional e internacional, y aunque no tiene un gran portafolio de etiquetas (tres tintos, un rosado y un rosado espumoso), estas han obtenido 17 medallas internacionales, de las cuales tres son de oro y cuatro de plata, además de una mención como “La Vinícola Mexicana de Malbec del Año” en 2016, por la New York International Wine Competition.


[OBJECT]La bodega de San Juanito se inauguró en 2014, y por su cercanía con el viñedo, en la época de la vendimia se cortan los racimos que ya están listos y se llevan a vinificar de inmediato, lo que ayuda a conservar las mejores características de la fruta y transferirlas al vino para obtener uno de gran calidad.

En San Juanito se realiza un tour por tres zonas: el viñedo para que conozcas los tipos de uva que tienen; un estero con una magnífica vista de la Peña de Bernal, donde realizan catas maridajes con sus vinos espumosos, con frutas de la estación y una exquisita selección de quesos queretanos, así como una visita final a la bodega, que se abre los fines de semana al público para realizar catas y degustaciones guiadas por un sommelier, que te lleva de la mano por el mágico mundo del vino.

Y si corres con suerte, podrás integrarte a una de las experiencias gastronómicas sensoriales que se organizan en conjunto con San Juanito y algún restaurante local, como Vairoletto, en la que el chef Omar Olvera marida cuatro platillos con cuatro etiquetas propias del viñedo, todo a ciegas, para que nada perturbe tu gusto y tu olfato.

Más información aquí.


Quesos y más quesos

Sigue tu aventura gastronómica en la Quesería Néole que es, sin lugar a dudas, el lugar perfecto para abrir tu apetito lácteo. Aquí probarás variedades de los mejores quesos queretanos, hechos con leche de vaca Holstein mediante un cuidadoso proceso artesanal, y madurados tipo europeo. Entre las delicias que aquí se elaboran están vecchio, semidesierto, madurados de la casa, port salut, Chihuahua con arándanos o tocino, y el botanero.

En la misma quesería se encuentra la Cava de Quesos Bocanegra, donde te explican el proceso de maduración y preparación de cada una de las variedades que ahí venden. También te enseñan cómo distinguirlos y cómo degustar sus principales características: color, aroma, textura y maduración.


Los quesos madurados de la cava se encuentran detrás de un cristal y están clasificados según su tipo y sabor. Aquí, los encargados de cuidar los productos son los afinadores, que son trabajadores que custodian la cava y cuya labor es voltear y mover constantemente los quesos hasta que obtengan la intensidad de sabor deseada. El proceso dura de tres meses a un año.

La estrellas de la cava son el elaborado con tres tipos de leche y el embriago, que se sumerge en vino tinto por cinco días para absorber las propiedades del vino.

Cuando la explicación termina, puedes disfrutar una rica degustación maridaje de quesos, pan, fruta, miel y aderezos.

Para hacer el maridaje todavía mejor, adquiere el paquete que incluye una copa de vino o una cerveza artesanal queretana de malta de miel o malta de café.

La quesería también cuenta con una tienda de productos gourmet como miel, salsas, quesos, mermeladas, pan y textiles.

Haz tu reservación aquí.


Parada obligada: Peña de Bernal


Si quieres hacer una pausa durante la Ruta del Queso y el Vino, lo mejor es parar en el Pueblo Mágico de Bernal, en donde podrás admirar la imponente Peña, y si eres más aventurero, puedes contratar un guía que te llevará hasta las faldas del monolito por un costo bajo.

[OBJECT]Debes saber que Peña de Bernal es el tercer monolito más grande del mundo y, cuenta la leyenda, tiene poderes mágicos, a tal grado que en el solsticio de primavera recibe miles de visitantes de México y todo el mundo, que llegan para cargarse de energía positiva el resto del año.

Recorre las pequeñas calles de Bernal para conocer los talleres de artesanías hechas en lana, barro y vidrio, o visita el mercado de alimentos, que te ofrece deliciosos antojitos mexicanos.


También puedes visitar la Casa Museo del Dulce y realizar un pequeño recorrido que comienza en una antigua cocina, en donde se explican los inicios del dulce típico desde la época prehispánica, la fusión que tuvieron con la repostería en la época colonial, y hasta los que se fabrican actualmente. Al final, hay una tienda en la que puedes comprar natillas y obleas, así como otros dulces de leche.


Dónde hospedarte

Si decides hacer la Ruta del Queso y el Vino en dos días, Hotel Holiday Inn en el Centro Histórico de Querétaro es una buena opción para pasar la noche, ya que se encuentra a una hora de los viñedos y las queserías. Además, si tienes niños pequeños, podrán disfrutar de todas las amenidades que tiene, como juegos infantiles, una casa de muñecas, un puente colgante y un divertido avión con resbaladillas.

Los domingos cuenta un servicio especializado de niñeras en el desayuno y la comida, para que tú comas tranquilo.

Reservaciones en este link.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.