• Regístrate
Estás leyendo: Shangai, el corazón de Asia
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 20:36 Hoy

Shangai, el corazón de Asia

Viajes

Conoce una de las ciudades más grandes y cosmopolitas de todo el continente Asiático.
Publicidad
Publicidad

Hace 20 años la urbe de moda en Asia, la de vanguardia y donde todo ocurría y transcurría era, sin lugar a dudas, Hong Kong. Hoy, eso quedó atrás, y Shanghai se hizo presente. Esta es la capital financiera de China y quizás de Asia, una de las ciudades más grandes del mundo y un sitio donde la infraestructura y la vida cosmopolita son inigualables.

Enormes rascacielos, decenas de centros comerciales para todos los bolsillos, un sistema de metro de primera, mercados callejeros de comida, productos tradicionales chinos y hasta comercio informal con clones de las grandes marcas, todo ello converge en una metrópoli que tiene de todo menos austeridad. 

En México, tal vez, existe aún la imagen de esa China comunista de los años 70; sin embargo, la apertura económica ha rendido frutos que siguen transformando a la República Popular de China en una de las economías más poderosas del mundo, donde el turismo también juega un papel fundamental. 

Lejos, pero cerca de México 


Hace años, era necesario hacer un viaje muy tortuoso por Estados Unidos para llegar a Shanghai; hoy es muy sencillo desde que Aeroméxico conecta a la Ciudad de México con el aeropuerto internacional Pudong-Shanghai. En el viaje de ida se hace escala en Tijuana y de regreso, el vuelo es directo y sin escalas. 

Los vuelos se realizan en el avión comercial más moderno del mundo, el Dreamliner (Boeing 787) y tiene dos clases de servicio, Clase Premier con enormes asientos cama, como una especie de cabina personal y un servicio de alto lujo a bordo, y Clase Turista que resulta muy cómoda y económica, con una buena selección de comida, vinos y entretenimiento para hacer el viaje muy placentero.

Del aeropuerto Pudong, se puede llegar al centro de Shanghai en taxi (unos 600 pesos, con un trayecto de 45 minutos); en metro (unos 30 pesos, y el trayecto dura 90 minutos) o en Maglev, el único tren de levitación magnética en el mundo que conecta un aeropuerto con el centro de una ciudad; un tramo de 30 kilómetros lo recorre en 7 minutos, a más de 200 km/h y cuesta 150 pesos el trayecto, aproximadamente.

El corazón del Oriente 

El lugar más recomendable para llegar es el hotel Four Seasons Pudong, en el corazón de Shanghai, frente al edificio más alto de China (el tercero más alto del mundo) y a la legendaria torre de la perla. 

El hotel tiene 41 pisos, habitaciones con vistas espectaculares y toda la comodidad que caracteriza a esta cadena hotelera alrededor del mundo.Las instalaciones son suntuosas y a todo lujo, como suelen ser estas grandes cadenas en el lejano oriente.

 Curiosamente tienen como director de alimentos y bebidas a un portugués hispanoparlante, que suele asistir a los viajeros mexicanos en materia de idioma y da excelentes recomendaciones para recorrer la ciudad. 

La estación del metro más cercana al hotel se encuentra solo a cinco minutos caminando, lo mismo que la zona de Century Park y los muelles para tomar los transbordadores y yates turísticos sobre el Pearl River, desde donde puedes admirar por las noches el impresionante juego de luces de Shanghai.

El centro de las tendencias mundiales 

Shanghai se ha vuelto un referente internacional para las tendencias de moda, tecnología y, sobre todo, de negocios. Corporativos de grandes emporios chinos, así como oficinas de las transnacionales más conocidas en su versión de Asia están establecidas aquí . 

Caminar por el corazón financiero o viajar en el metro en la zona se convierte prácticamente en un desfile de modas: miles de hombres y mujeres chinos con las últimas tendencias de la moda, acompañados de lo último en tecnología y con un estilo de vida muy elegante.

Las universidades de Shanghai se han llenado de extranjeros, con el crecimiento de la economía China. Muchas familias han visto en el entendimiento de esta cultura y el dominio del idioma mandarín, un futuro muy positivo para las nuevas generaciones; por ello, mandan de intercambio a sus hijos, para tener una preparación más completa.

Del pueblo de pescadores, a la capital financiera

Del otro lado del Pearl River, frente al centro financiero de la ciudad, está la zona histórica donde se fundó, hace siglos, el pueblo de pescadores. Hoy son tradicionales edificios chinos muy bien conservados que se transformaron en tiendas y restaurantes.

Shanghai es una ciudad que conserva su identidad inherente a una cultura milenaria, desarrollando de forma paralela las tecnologías urbanas más modernas del mundo.

La ciudad es una de las zonas más seguras en el mundo, se puede caminar a cualquier hora, por cualquier zona sin tener el riesgo de un robo o algún delito, cosa que el viajero agradece como una prioridad.

Uno de los gerentes del hotel Four Seasons Pudong dijo: “Shanghai es ahora una ciudad que debe visitarse, por lo menos, una vez en la vida, como hace años lo eran las urbes europeas”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.