• Regístrate
Estás leyendo: Sé honesta y cumple con tu palabra: Fernanda Alvarado
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 02:37 Hoy

Sé honesta y cumple con tu palabra: Fernanda Alvarado

La bloguera y nutricionista, Fernanda Alvarado, nos cuenta su experiencia como mamá.



Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

Tania Lara

Fernanda es el ejemplo de que la honestidad puede abrirte el camino.

Siendo fiel a sí misma, a su palabra y a sus ideales, Fernanda se ha convertido en una reconocida nutrióloga que inicia su día cuando la mayoría aún duerme: a las 4:30 de la mañana despierta para salir a correr.

El mejor consejo que pudo recibir de su mamá fue darle valor a su palabra y ser honesta y esto, a lo largo de su vida, le ha abierto puertas.

Además de ser mamá de Natalia de 12 años, trabaja con grupos de personas de áreas conflictivas, de escasos recursos o marginadas de la ciudad, como Coordinadora de Promotores de Salud de la Universidad Iberoamericana.

Alcanzar sus logros fue un aprendizaje difícil. Tras su embarazo subió 35 kilos lo que, aunado a su cambio de vida, la llevó a una depresión que se alargó durante varios años.

Sin embargo, un tiempo después se interesó por la nutrición y la convirtió en su forma de vida. Hoy su consejo para cualquier madre es fomentar la seguridad de sus hijos y permitirles ser auténticos. ¿Cómo lograrlo? “Con amor, quizá suene cursi pero llenar de besos, abrazos y palabras cariñosas a nuestros hijos”, dice.

En pocas palabras:

Un buen regalo: un fin de semana con mi esposo y mi hija en un pueblito cercano.

Lugar favorito: El MUAC y Ciudad Universitaria.

Comida favorita: Tlacoyos.

Principal reto como mamá: Hacer de Natalia una niña segura, feliz y con confianza, ¡auténtica!

Una anécdota: Una vez Natalia me preguntó por qué a sus compañeritos de la escuela les enviaban panecitos y comida empaquetada y malamente le respondí “porque sus mamás no los quieren”. Después me mandaron llamar de la escuela porque Natalia se fijaba lo que había en las loncheras de sus compañeritos y cuando veía un ‘Gansito’, les decía: “tu mamá te manda eso de comer porque no te quiere”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.