• Regístrate
Estás leyendo: ¿Quién juega Pokémon Go en México?
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 03:23 Hoy

¿Quién juega Pokémon Go en México?

Desde un chico de 18 años hasta uno de 47, la fiebre de Pokémon Go trasciende generaciones, profesiones y género


Publicidad
Publicidad

Hace una semana que el mundo no es el mismo. Si las calles estaban repletas de gente viendo la pantalla de su celular, ahora no sólo hacen eso, sino que dedican su tiempo a atrapar monstruitos en realidad aumentada. Pokémon Go está disponible únicamente en Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Alemania y Reino Unido, pero eso no ha detenido a ingeniosos mexicanos de descargarla.

Estas son sus historias.

Diego Valenzuela, 30 años. Escritor.

Conocí Pokémon en 1999 por la caricatura y por Pokémon Blue (el videojuego) que terminé (aunque no junté los 150).

Estuve fuera un año estudiando en Irlanda, y mi serie favorita era DragonBall Z. Cuando regresé, mis amigos habían empezado a ver una caricatura nueva que se llamaba Pokémon. Me la platicaron y me encantó. Un día, mis tíos nos trajeron a mí y a mis primos dos copias de Blue y dos de Red de EEUU para Game Boy. Nos clavamos como locos por años, y seguimos jugando títulos como Pokémon Stadium, Snap, y hasta el Trading Card Game de Game Boy Color, aunque yo no volví a jugar ninguno de los RPGs hasta Pokémon X en el 2013

El juego de Pokémon Blue era un excelente RPG independientemente del concepto tan adictivo. Hoy por hoy (Pokémon Go) es más amor nostálgico que cualquier otra cosa. Lo bajé cuando se lanzó, me pasaron el link de descarga para Android. Al principio nomás quería saber qué tal estaba, pero me clavé mucho más de lo que esperaba. Estoy muy contento con el juego y con lo que está haciendo para la gente que lo ha descargado. Hay ciertos aspectos negativos pero eso viene del hecho de que aún no se lanza en México y los servidores no están funcionando como lo harán. Estoy seguro que una vez que se lance aquí, la experiencia sólo mejorará.

No lo he superado; no creo que sea realmente posible. Hasta para el loco que agarre 150, siempre hay más gyms, más gente, más que hacer. Hay mil aspectos que hacen de Pokémon un éxito generacional -- desde las activaciones multimedios de calidad en videojuegos, cine y TV, hasta el mero concepto.

Tabatha García, 26 años. Periodista

Conozco Pokémon desde su lanzamiento en México, cuando tenía como 9-10 años. Tenía juegos para Game Boy y también un juego de mesa que se trataba de hacer el recorrido que los protagonistas hacia en la caricatura. Era como un tipo Monopoly pero al estilo Pokémon.

Me enteré por internet cuando se anunció el lanzamiento de Pokémon Go. Bajé la aplicación el domingo con mi cuenta de iTunes de Estados Unidos. Desde entonces mi rutina ha cambiado. Ahora voy viendo el celular cuando camino mi ruta cotidiana, cosa que antes no hacía. Igual cuando voy en carro y no voy manejando, uso la app para recolectar cosas y también salgo a la calle a buscar pokémon. Intento no hacerlo como algo que ocupe todo el tiempo, sino incorporarlo en cosas que ya hacía. Como jugarlo cuando camino al trabajo, cuando camino hacia la tienda o algo similar.

Sólo tuve problema con la aplicación cuando atrapé al primero porque se trabó, pero la reinicié y el pokémon que había atrapado estaba registrado. Hasta ahora tengo 24 y no ha sido difícil atraparlos. Sólo al principio que no tienes tanta práctica, pero después del tercero todo fluye porque ya saber bien como lanzar la pokébola.

Marco Antonio Gómez Lovera, 26 años. Economista

No recuerdo bien cuándo fue el primer acercamiento a Pokémon, pero era la caricatura de moda y la empecé a ver. De repente todo era Pokémon, desde las pláticas en la escuela hasta los tazos. Le pedí el videojuego a los Reyes Magos y el 6 de enero por la mañana ahí estaba: un Game Boy color verde kiwi con la versión amarilla del primer juego. A mi hermano también le trajeron uno junto con un cable link para poder intercambiar pokémon y combatir.

De la caricatura sólo vi la primera generación. Y en videojuegos también tuve el Pokémon Stadium para Nintendo 64 que se conectaba al juego de Game Boy y te dejaba importar los pokémon que ya habías capturado y pelear con ellos. Hace unos años que salio Pokémon X y Y para el 3DS me lo compré y jugué hasta acabarlo.

No me encanta ni me muero por la franquicia, pero hay algo de nostalgia en los videojuegos. Además siempre me ha gustado jugar para distraerme un poco y pasar mis ratos libres.

El jueves (7 de julio) en la noche cuando vi en Twitter que ya estaba disponible en EU descargué Pokémon Go. Ha sido divertido y algo adictivo, aunque no he llegado al nivel de invadir propiedad privada o correr para atrapar un pokémon. Lo he tenido abierto mucho tiempo, principalmente en traslados, que es cuando aprovecho para atrapar a los que me vayan saliendo (nunca cuando yo manejo, la seguridad primero). Ya estoy en nivel 10 y tengo 59 pokémon.

Sólo una vez he dejado que me gane la obsesión. Estaba en un bar en Coyoacán con amigos de la maestría cuando vi que alguien usó un Lure Module que hace que se acerquen más pokémon y cualquiera puede aprovecharlo. Pero entendieron perfectamente la importancia de haber salido. Algunos de ellos prefirieron esperar a que salga oficialmente en México.

Creo que el juego es un fenómeno mundial por la nostalgia, como muchos de los éxitos recientes. Pero también creo que ayuda que la tecnología haya llegado a un punto donde podamos hacer lo que hace 15-20 años eran sueños que se veían algo lejanos. Nintendo logró crear un producto que no sólo lo vivías como espectador, sino que te permitía involucrarte. Cualquier niño sueña con vivir aventuras y esto lo logró. Como generación ya estamos en edad laboral y podemos pagar lo que se necesita para disfrutarlo.

Armando Gómez, 18 años. Estudiante.

Conozco Pokémon desde que tenía 7 años y veía la caricatura en el canal 5. Primero jugaba con unos muñecos de goma y luego el juego Pokémon Battle Revolution para Wii.

Me enteré de Pokémon Go por unos amigos. La bajé a mi iPad desde hace tres días por un link de una página. Me gusta porque no estoy nada más sentado en un sillón, sino que salgo a caminar. Hasta ahora no he tenido problemas con la app. Tengo 9 pokémon y soy nivel 3. Conozco a varios que lo juegan que están súper emocionados como yo. Me gusta porque utiliza la tecnología para traer de vuelta algo que marcó tu infancia.

Ali Monterrosas 24 años. Modelo.

Conozco Pokémon desde que lo empezaron a publicitar en canal cinco cuando era peque. Me enamoré del concepto de los monstruos que te producían ataques epilépticos. Jugué desde los de Pokémon Stadium hasta Pokémon Colosseum, Pokémon Snap y algunos de Game Boy como Pokémon Rubí y Zafiro, hasta esa generación llegué.

Me encantó el concepto de Pokémon Go desde los promos del año pasado. Ya estaba jugando una app que se llama Pokémon Shuffle en mi iPad esperando a que saliera Pokémon Go. La descargué hace una semana con mi cuenta de iTunes americana.

Mi rutina ha cambiado un poco desde que lo descargué. Procuro salir un rato en la noche o cuando tengo tiempo libre (mi power bank, mi celular y yo salimos juntos) o lo uso cuando voy en Uber o Metrobus rumbo al trabajo. Ahorita ya soy nivel 10 y llevo 38 pokémon sin repetir.

He tenido problemas con la app que de repente se traba cuando estoy atrapando y me da coraje (así se me escapó un Golden PC 245 y un Psyduck) pero en general estoy contento.

Marco Gonsen, 47 años. Periodista.

Conocí Pokémon cuando se transmitió el anime por Canal 5; fue hasta mucho después que supe que era un videojuego. En realidad me gustaban los dibujos y mi favorito era el Charmander. Y el Pikachu es muy chistoso.

Cuando Pokémon era súper popular en los 90, me gustaron las primeras temporadas del anime y la primera película. Me producía cierta fascinación de coleccionismo, y llegué a tener figuras y estampas de los pokémones. Tenía su chiste juntar a los monstruos. Como nunca fui mucho de deportes, siempre me atrajeron este tipo de cosas. Por ejemplo, soy coleccionista de cartuchos de Atari 2600, mi máxima afición de adolescente... Nunca entendí, por cierto, por qué Mewtwo iba antes de Mew.

Bajé Pokémon Go el sábado (9 de julio) con una cuenta gringa de iTunes. La experiencia ha sido un tanto limitada porque, más allá de la novedad de cazar pokémones en Paseo de la Reforma, no tengo mucha idea aún de qué sigue o con quién hay que echarlos a pelear, si es que eso es posible.

Gigi Tejada, 29 años. Ingeniera.

Cuando salió la caricatura en el 98-99 que yo iba en la secundaria y todos la veían fue que me hice fan. Seguí de cerca la primera generación de Pokémon (los originales 150) y como fue un boom, se volvió algo con lo que interactuaba en la tele, en los tazos, en las tapas coleccionables, tarjetas, dibujos, muñequitos, etcétera. Me sabía la canción y me sabía todos los pokémon(es), a qué tipo pertenecían y cuál era su evolución.

A pesar de que fui súper fan de la caricatura, creo que lo mejor vino después, cuando en el 99 sacaron el juego de Game Boy con las versiones. Yo ya conocía a Pikachu en Smash Bros del N64 pero el Game Boy con la versión amarilla (la de Pikachu) se convirtió en una de las pocas obsesiones de videojuegos que he tenido, al grado de que no paraba de jugar en el baño, las noches y fines de semana, en el carro, mientras comía. Teníamos sólo un Game Boy y lo convertimos en una actividad con mis hermanos, que nos lo turnábamos para ir avanzando niveles. Incluso había unas tarjetas tipo Magic para jugar con Pokémon y hacer batallas. Eventualmente crecimos y acabamos el juego más de una vez así que solo a mi hermano le tocó la expansión a la siguiente generación. La verdad con la adultez y la nostalgia, regresó Pokémon a mi vida y a la fecha tengo muñequitos y compro cosas en las tiendas geeks. Sigo en contacto con las versiones de Nintendo que siguen sacando Pokémon en los personajes como Smash Bros.

Me gustaba en su momento por original. Antes del boom de las novelas Young Adult, de Harry Potter, etcétera, Pokémon era parte de un mundo alterno con criaturas que no existían y que así como los Power Rangers, Los Caballeros del Zodiaco etc, te permitían jugar y seguir series de televisión/caricaturas con personajes donde podías escoger un "bando" o un "tipo de pokémon".

Para mí lo mejor era el videojuego porque la aventura no tenía final, acababas hasta capturarlos a todos. Las batallas requerían de un poco de estrategia para saber qué tipo de pokémon usar y cuál era débil, entrenarlos para hacerlos más fuertes, etcétera. Mi favorito es Pikachu y todos los que son gatos.

Bajé Pokémon Go un día después del lanzamiento, unos amigos me enseñaron a crackear el Android. Ya había visto el trailer del juego el año pasado y confieso que me emocioné muchísimo (llevaba meses esperándolo) y a pesar que es diferente a como lo imaginé, no me decepcionó. Creo que en las actualizaciones y próximas versiones podemos esperar algo mucho mejor y más parecido a los juegos de Game Boy y series DS.

No creo que la app haya sido dimensionada para la cantidad de gente que la utiliza. Tengo un Android medium profile especial para alto rendimiento de batería y funciona bien. Android específicamente no es tan bueno con el GPS así que ese ha sido sobre todo mi problema. Los primeros días se crasheaba pronto o no me dejaba entrar por horas pero ahora está en orden y corre al 100 casi siempre. Hay cosas que no me gustan sobre el rendimiento, como no poderlo poner como app que corra de fondo, creo que es muy peligroso si no tienes sentido común (lo cual creo que es más común).

Es una cosa adictiva para no despegar la cabeza del celular. Yo lo uso cuando camino en avenidas con camellón (como en la Condesa), cuando voy en un carro, me voy a parques grandes y solo lo uso de día. No he tenido el problema de que arrase con mi batería porque es un celular especial con una batería de alto rendimiento, pero mi hermano lo tiene en iOS y al parecer por una hora de juego le disminuye cerca del 30% de la pila, mientras que a mí por una hora de juego me disminuye del 5 al 7 por ciento.

Lo he convertido en una actividad con mi hermano. Los dos lo bajamos y nos mensajeamos todo el día sobre lo que atrapamos y las dudas que tenemos. El otro día fuimos a dar una vuelta al bosque de Chapultepec para buscar pokémon y nos mandamos memes y cosas del estilo. Para nosotros era el recuerdo del juego compartido de Game Boy cuando teníamos 13 y 9 respectivamente y nos turnábamos para pasar de nivel. Ahorita soy nivel 6 tengo 12 pokémon fijos para evolucionar. El resto los uso para conseguir cositas. Mi hermano está en el nivel 5 y tiene 15.

Creo que el éxito de la app se debe a la nostalgia en nuestra generación. Casi todos los que jugamos el juego veíamos la caricatura y podemos hablar en "términos Pokémon." Para nosotros no había internet y los juegos de video no eran para nada lo que son hoy.

Pokémon es un fenómeno mundial de varias generaciones, por lo que es normal que gente de diferentes edades se una. Por otro lado, la realidad aumentada es algo que es nuevo en nuestros gadgets del día a día. Creo que el éxito reside también en que es algo que se integra a una adicción previa (el smartphone) y poco a poco se vuelve parte de la rutina como checar redes sociales o platicar por Whatsapp.

--

Cuéntanos tu historia con Pokémon en los comentarios.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.