• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué inspira a Malala?
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 19:02 Hoy

¿Qué inspira a Malala?

Una de las activistas por el derecho a la educación más importantes dijo ante más de dos mil personas que las mujeres pueden ser madres cuando ellas lo decidan, no cuando un hombre se los pida. 

Publicidad
Publicidad

La fila parecía interminable. Desde muy temprano, habían llegado estudiantes del Tecnológico de Monterrey al Campus Santa Fe para apartar su lugar y ver a Malala Yousafzai, la persona más joven en haber recibido el Premio Nobel de la Paz.

Los primeros llegaron desde las 08:00 horas. Hacían guardia para no perder sus lugares y otros más se volaron las clases, pues la presencia de la activista superaba a cualquier asignatura. Malala promueve el derecho a la educación, pero ellos preferían ignorar el suyo para escuchar de su viva voz qué tan importante es que los niños vayan a la escuela.

TE RECOMENDAMOS: Malala en México, todo lo que dijo en su conferencia

Tic-Tac. El tiempo pasaba, el cielo se nublaba y la lluvia amenazaba con caer, pero todos seguían formados, algunos traían su libro con la esperanza de que se los firmara, pero al final nadie pudo acercarse a ella.

[Los asistentes a la conferencia que dio la activista pakistaní llevaban sus libros con la esperanza de ser firmados. Foto: Cuartoscuro]

Para cada uno de los estudiantes, Malala es una inspiración, porque aunque tienen casi la misma edad, ella ha hecho más que ellos: dirige una fundación por la educación, habla con jefes de Estado sobre ese tema, se para ante la ONU y rechaza el extremismo; Malala se ha enfrentado a la muerte por alzar la voz, mientras ellos, dicen, sólo estudian tranquilamente.

—Para nosotros, tú eres una inspiración, pero ¿qué te inspira a ti?, pregunta una estudiante de alto rendimiento.

—Mi madre y mi padre, por su puesto, pero también todas aquellas personas que alzan su voz para lograr un cambio.

Para Malala, la voz es lo más importante, aunque no se logre ningún cambio, dice, lo más importante es alzar la voz.

[Malala se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto. Foto: Cuartoscuro]

Ese es el mensaje que le da a los jóvenes, que levanten su voz, que comiencen un cambio. Los estudiantes responden con aplausos, le dan la razón, por un momento siente que su voz tiene poder.

Malala comenzó a criticar el régimen talibán cuando tenía 11 años; su voz, asegura, no logró un cambio inminente pero inspiró a más niñas a ir a la escuela. Ahora busca inspirar a los jóvenes a actuar, a participar en la vida social y a los políticos los invita a mejorar aquello que deseen.

Todos en la sala aplauden, pero a la salida, algunos dicen: “Malala no dijo nada nuevo”, “Me gustó lo que dijo, pero no fue diferente”.

La voz de Malala fue hipnótica, los atrapó por algunos segundos, los convenció de lograr un cambio; ahora les toca a los jóvenes, a los líderes del futuro usar su voz para vencer la apatía que los encarcela.


mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.