• Regístrate
Estás leyendo: El "Padre Nazas" se comió San Pedro de las Colonias
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 03:05 Hoy

El "Padre Nazas" se comió San Pedro de las Colonias

En 1968 La Laguna casi se ahogaba y en la capital del país, estudiantes y policías se daban con todo. Humphrey y Nixon competían las elecciones gringas, mientras las Olimpiadas se llevaban a cabo.

Publicidad
Publicidad

Cecilia Rojas

Fue un mes muy trágico para la región y en general un año horripilante. Una inundación tras el desborde del Nazas dejó miles de damnificados en esta tierra, las cosechas perdidas y se iba viendo ya el previo del 2 de octubre.

Díaz Ordaz en su informe habló sobre la cosa estudiantil y se dijo abierto al diálogo y a la urgencia de una reforma educativa.[OBJECT]

Al parecer su lenguaje era sólo de balazos. Las Olimpiadas, afirmó el gobierno, no se iban a cancelar por nada.

Acá en Torreón la famosa metalúrgica anunciaba que iban a ver si podían intentar ahí medio tratar de eliminar los efluvios de humo, que eran casi fumigativos para los vecinos. Para purificar la atmósfera verdad.

El ejido La Partida anunciaba que ya tenían su club de Madres, y se hubiera oído muy feo si fuera Club de La Partida de Madres. Bueno más o menos así. Ellas se comprometían a cuidar entre todas a sus hijos.

Los gringos en pre campaña presidencial. Contendían Humphrey, que llamó "gavilán" a Nixon.

Los gavilanes muy enojados por cierto, ya que son animales hermosos. Nixon dijo que estaba con el pendiente de las armas nucleares.

Estudiantes de la UNAM sostenían una huelga, el rector los exhortaba a detenerla por no servir de nada y les pedía volver a clases. El senado respaldaba la posible decisión de que Díaz Ordaz aplicara la fuerza a los estudiantes.

Se esperaba que los huelguistas boicotearan las Olimpiadas para arreglar su problema, pero tal como lo dijo Díaz Ordaz, a toda costa se llevarían a cabo. Los choques entre policías y alumnos no se hicieron esperar y escalaron en violencia.

Las huelgas se extendieron al menos a otras seis universidades mexicanas. En las confrontaciones comenzaron a contabilizarse muertos y heridos. El rector renunció.

Año de muchas lluvias. Por primera vez en 22 años, las presas Lázaro Cárdenas y las Tórtolas se llenaron.

Tuvieron que soltar parte del caudal del Nazas, y técnicos de Recursos Hidráulicos decían que no habría inundación.

El Aguanaval como siempre, también se soltó el pelo. Y al más puro estilo del Servicio Mentirológico, el Nazas desmintió a los de Hidráulicos e hizo lo que nunca: inundó La Laguna al día 15. Dejó de fluir hasta el 22.[OBJECT]

Aún así hubo festejos de la Independencia y Feria con reinas remojadas y todo. Se contabilizaron más de 2,500 casas caídas por la lluvia.

Pueblos estuvieron a punto de desaparecer. Se perdió la cosecha en muchos ejidos, aunque se logró salvar un poco de algodón.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.