• Regístrate
Estás leyendo: Ni el poder de Grayskull lo salvó: murió He-Man
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 05:54 Hoy

Ni el poder de Grayskull lo salvó: murió He-Man

En este año de muertes famosas, el héroe de Grayskull fue asesinado en un cómic en el que lucha al lado de los famosos Thundercats.


Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

El musculoso e icónico superhéroe de los años 80, He-Man, encontró la muerte a manos del siniestro Mumm-Ra, en el tercer tomo de un crossover con los Thundercats que fue publicado el día de ayer.

TE RECOMENDAMOS: VIDEO: Robó, huyo en moto y recibió una patada de kung-fu.

Muchos recordarán al valiente príncipe Adam, el cual al tomar una espada en sus manos y pronunciar la frase “¡Por el poder de Grayskull!” se convertía en el musculoso He-Man, uno de los superhéroes más icónicos de los años 80. Pues bien, este héroe recientemente protagonizó un crossover —es decir, una historia fantástica que entremezcla a personajes de universos narrativo distintos— con los también famosos y ochenteros Thundercats.

Dicha historia presenta el enfrentamiento de He-Man, León-O y los demás Thundercats contra Skeletor, Mumm-Ra y sus huestes. Y para sorpresa de muchos, en la primera entrega de esta saga, el príncipe Adam fue herido mortalmente por Mumm-Ra, el archienemigo de los Felinos Cósmicos.


Si algunos seguidores del héroe con peinado de príncipe valiente albergaban la esperanza de que pudiera haber salvado la vida invocando al gran poder de Grayskull, las conmovedoras escenas del funeral de He-Man —con León-O entregando la mítica espada del poder al padre del héroe muerto— han aclarado cualquier duda: He-Man ha fallecido.

Sólo falta saber si, al desarrollarse la trama, el héroe o los Thundercats no tendrán oculto bajo la manga algún truco que permita resucitarlo. Como sea, y por el tiempo que sea, que descanse en paz He-Man.

FM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.