• Regístrate
Estás leyendo: Micropia, el primer museo de los microbios
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 16:19 Hoy

Micropia, el primer museo de los microbios

El museo propone un recorrido lleno de colores por este mundo invisible teniendo en cuenta que están en nosotros cuando comemos, respiramos o besamos.  

<
Publicidad
Publicidad

Pilar Martín Valverde

Amsterdam (Holanda) es la primera ciudad del mundo en abrir un museo dedicado al conocimiento y estudio de los microorganismos, el Museo Micropia, un espacio que se sitúa dentro del Artis Royal Zoo y que pone a disposición de los visitantes toda la información sobre virus, bacterias y microbios.

Además, Micropia llega en un momento en el que nos hemos familiarizado con nombres de microorganismos, en su mayoría malos para la salud, como la gripe A o, más recientemente, el ébola.

Como se puede conocer durante la visita a Micropia, alrededor de 700 especies de bacterias viven en nuestra boca, y más de 100 mil millones de microorganismos, pertenecientes a más de mil especies diferentes, están en cada centímetro cuadrado de nuestra piel.

Así que, teniendo en cuenta que sin estos no podría haber vida en la tierra, este espacio pone a disposición del visitante la posibilidad de vernos cubiertos por esos bichitos que representan dos terceras partes de los seres vivos que pueblan el planeta.

Como si de un juego interactivo se tratase, uno de los mayores atractivos de este centro es, sin duda, colocarse delante del escáner y esperar a ver cómo nuestra silueta se empieza a llenar de puntos de colores hasta que una leyenda te dice la cantidad de bacterias que viajan contigo.

El zoo en miniatura de Amsterdam se proclama también como un auténtico museo interactivo que tiene como objetivos conectar la "ciencia con los estudiantes", así como "estimular estudios científicos", tal y como apunta el centro en su página web.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.