• Regístrate
Estás leyendo: El origen de la máscara de Guy Fawkes, el antisistema por excelencia
Comparte esta noticia

El origen de la máscara de Guy Fawkes, el antisistema por excelencia

El británico planeó a principio del siglo XVII incendiar el edificio del Parlamento inglés y desde entonces, se ha convertido en un símbolo antisistema.
Publicidad
Publicidad

Un día grande para los británicos es el 5 de noviembre. Cada año en esta fecha celebran con castillos de fuegos artificiales y hogueras en espacios públicos o incluso en los jardines traseros de sus casas el ataque fallido de 1605 contra el edificio que alberga el Parlamento inglés

Los organizadores de la trama, que preveía hacer volar por los aires el edificio con explosivos, fueron detenidos a tiempo y ajusticiados. Como la fiesta es muy cercana a Halloween, las dos celebraciones hace años que se mezclan y no es raro ver a gente disfrazada y calabazas junto a las hogueras que homenajean la misión imposible que intentó acometer un grupo de católicos, encabezados por Guy Fawkes, en rebeldía contra el orden establecido.



Los niños iban antes con máscaras que representaban a Guy Fawkes puerta a puerta, pidiendo dinero para comprar petardos, y en la hoguera se quemaban muñecos que representaban al malhechor junto con efigies del Papa, no en vano los hechos sucedieron en un momento de extrema tensión religiosa en Gran Bretaña. Fue el mismo rey de la época, Jaime I, el que aprobó en el Parlamento la conmemoración oficial de la noche, y las celebraciones callejeras de alegría espontáneas, las que dieron forma al evento anual. 

La popularidad del cómic de Alan Moore luego llevado al cine como V de Vendetta, que rescataba el personaje para darle visos de héroe en una recreación distópica de un Londres sometido a un poder autoritario, causó cierta inquietud en la opinión pública inglesa. ¿Un terrorista del siglo XVII puede ser reconocido como héroe en una ficción futurista?


Que el movimiento radical Anonymous recurriera a la máscara del antihéroe tampoco ayudó mucho, pero lo cierto es que los ingleses tienen la lección histórica bien aprendida y no confunden una cosa con otra. 

Cada 5 de noviembre resuena en la noche británica una canción infantil, que llama a no olvidar la trama que casi sacude al país desde los cimientos: Please to remember/The fifth of November,/ Gunpowder treason and plot./I know no reason/Why gunpowder treason/Should ever be forgot. (Por favor, recordar/ El 5 de noviembre/ Pólvora, traición y complot/ Sé la razón/Por qué la traición de pólvora/Debería olvidarse).


mrf

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.