• Regístrate
Estás leyendo: Los fans marcados por el Vive
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 07:11 Hoy

Los fans marcados por el Vive

Ir al Vive Latino cada año es la tradición de tres amigos: Esteban, Guillermo y Juan Pablo. Desde que tenían 14 años es su cita obligada.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Alejandro Domínguez

Juan Pablo, Esteban y Guillermo han ido juntos al Vive Latino desde que estaban en secundaria. Es su cita irrenunciable, el evento al que tienen prohibido cancelar.

No importaba si tenían examen el lunes después del festival, o no habían acabado una presentación para la clase más difícil. En secundaria, prepa y en la universidad, no fallaron.

El primer Vive de los tres juntos fue en el año 2000, tenían 14 años. Ahora están por cumplir 28.

Cuentan que todo era distinto, había menos gente, duraba menos días, costaba más barato.

"El boleto costaba 300 pesos o 250, estaba muy económico. (La primera vez) llegamos al festival, tenía muchas fallas, no tenía ni la seguridad ni la producción que ahora tiene. Era un festival súper chiquito de puros grupos que estaban empezando como Panteón Rococó, Maldita Vecindad, El Gran Silencio, Los Fabulosos Cadillacs, Pxndx", cuenta Guillermo.

Lo mejor, dicen, ha sido la música; lo peor -y algo que jamás volvió a pasar- quedarse sin agua y sin refresco en el Foro Sol.

"Uno de los Vives más difíciles fue cuando se acabó el agua. No había agua sola, no había refrescos, las cervezas escaseaban. No había agua ni en baños. Era una desesperación de la gente de ir por agua de la llave, se desquiciaron. Me acuerdo muy bien que fue una tarde en la que tocaba El Gran Silencio. Creo que en 2004. Nunca ha vuelto a pasar eso", describe Esteban.

Juan Pablo, Esteban y Guillermo están listos para su cita de cada año. Se encontrarán frente al escenario del Foro Sol, del lado izquierdo, con los amigos que se han sumado al grupo año con año.

"Ahora hay gente o amigos que hicimos ahí en el mismo festival, nos hablamos todos los años para vernos en el mismo lugar. Nos vamos juntando, ahora con las novias, los familiares. Una vez llegamos a ser 25 personas", explica Esteban.

Se acuerdan que al principio reconocían su punto de reunión porque estaba junto a un anuncio de una marca de cementos, luego fue un anuncio de una marca de cerveza. Ahora después de tantos años de ir al Vive ya no prestan atención en qué hay alrededor, todos saben perfectamente dónde tienen que esperar a sus amigos.

A Juan Pablo, Esteban y Guillermo el Vive Latino los ha marcado.

- Para Juan Pablo de la Fuente que es médico por la UNAM y está terminado su residencia en psiquiatría, el Vive es una prioridad cada año para llenarse de buena vibra. Él sí fue desde el primero que hubo, el de hace 15 años, cuando tenía 12.

"El primerito fue en 1998 cuando tenía 12 años. A partir de entonces ha sido una tradición. Es algo que esperamos cada año, es un punto de reunión de dónde sacamos la buena vibra. Es de las cosas del año que planeas, hay que ver en qué fecha es y ese fin de semana estar libre, cualquier otro no, pero ese sí".

- Esteban Tovar que trabaja en el área de comunicación en una empresa, empezó a tocar el saxofón gracias al Vive, formó varias bandas y hasta la fecha es músico en sus ratos libres.

"Yo empiezo a ir al Vive y por eso inicio con la música, con el rock en español y ahí decido que yo quiero tocar un instrumento. Me acuerdo que estaban los Cadillacs -a mí me encantaban- son mi grupo favorito, y dije 'yo quiero tocar una de los Cadillacs y yo quiero tocar el saxofón'. Eso me llevó a comprarme el instrumento y conocer gente que también le gustaba el rock, tener diferentes bandas en las que yo tocaba. Desde la preparatoria, luego con una sola banda y ahorita con varios amigos".

- Guillermo Dergal siempre ha tenido alguna participación en el Vive, no sólo como espectador. Actualmente trabaja para las marcas que tienen exclusividad en el Vive, ayer estuvo en las pruebas de sonido de varios grupos y mientras disfruta de su festival favorito tendrá que "estar supervisando".

"Siempre he sido muy participativo dentro el festival. Me empezó a gustar mucho esto de la producción, empecé a hacer conciertos y fiestas, me metí más cuando mis amigos y yo ya estábamos en el medio artístico. Me dediqué a ser manager de bandas y a promocionarlas para el festival, nunca tuve una participación directa con alguna que estuviera ahí, pero sí colaboraciones con diferentes artistas. También participé en la organización Rock and Love, con la venta de playeras que usaron varias bandas para recaudar ayuda para otra organización que se llama Un Techo para mi País para regalarle una vivienda digna a una familia".

Sus mejores recuerdos

Para Esteban el Vive del año pasado fue uno de los más padres por su gusto por rock en español, el ska y el reggae.

"Estaban un solo día seguidos Los Cadillacs, el Panteón Rococó y SKA-P. Mis grupos preferidos, era una chulada".

Esteban también recuerda el reencuentro de Los Cadillacs y de los mejores momentos, dice, cuando una banda argentina les dio un concierto casi privado a él y a sus amigos.

"Una vez estaba un grupo argentino que se llamaba Turf. Éramos 20 chamaquitos brincándoles enfrente y llegaron a decirnos que qué otra canción queríamos. Le pusimos el playlist a la banda, se fueron encantados".

Para Guillermo la presentación de Mars Volta fue una de las más impactantes. "A mucha gente lo dejó sorprendido".

Guillermo recuerda que los primeros años había un escenario electrónico con puros dj's "que nadie sabía quiénes eran" y cuenta que fue ahí donde por primera vez vio a Sussie 4. Y dice que en ese mismo lugar, donde ahora El Chopo tiene la Carpa Intolerante, ha visto a buenos grupos independientes.

Para Juan Pablo el hecho de que el festival ha integrado otros tipos de arte además de la música es muy interesante, porque "vas y aprendes y ves otro tipo de expresiones".

A Juan Pablo le es imposible decidir entre un grupo o un años en particular como su favorito, dice que "cada uno ha tenido lo suyo", aunque recuerda con anhelo la presentación de Los Fabulosos Cadillacs. Y dice que le encanta la energía del escenario principal.

Sus recomendaciones

Como fans del festival de música latina más importante de México, Esteban, Guillermo y Juan Pablo dicen que lo más importante es ir a pasarla bien, administrar la energía, no ir a buscar pleito y, si algo no les gusta, moverse de escenario para disfrutarlo todo.

Recomiendan ir bien dormidos, muy bien comidos y divertirse con moderación, para aguantar todos los días.

Que elijan un punto de reunión para cuando termine cada grupo puedan verse con sus amigos y para partir a cualquier escenario.

Que cuando se sientan cansados se hidraten.

Que ya lleven los horarios de sus bandas favoritas y que se pongan de acuerdo con sus amigos a los grupos que quieren ir a ver.

Que no lleven cinturones ni cartera, sino puro efectivo y una identificación.

Que sepan cómo se van a regresar a casa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.