• Regístrate
Estás leyendo: Las tribus del valle del Omo en Etiopía Parte 2
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 01:55 Hoy

Las tribus del valle del Omo en Etiopía Parte 2

Viajes

Las costumbres y estilo de vida de las aisladas comunidades pastorales cambiaron poco en siglos. Ahora, están bajo amenaza.
Publicidad
Publicidad

Aunque las comunidades del valle del Omo, entre ellos los Mursi, Dassanech, Kwegu, Hamar y Nyangatom, viven muy cerca, hablan diferentes idiomas y practican diferentes costumbres. Cada reunión significa aprender un nuevo saludo: “hola” en Hamar es “paiyo”. Es “hopo” en Kara y “achali” en Mursi.

Jared Diamond, académico y autor, describe en su libro The World Until Yesterday la asombrosa variedad de prácticas y creencias que existían antes de que un estilo de vida occidental uniforme conquistara el mundo. Explica, por ejemplo, actitudes muy diferentes a los ancianos. En algunas comunidades, el conocimiento de los ancianos era tan reverenciado que, cuando perdían los dientes, los miembros más jóvenes de la familia masticaban previamente sus alimentos. En otros, especialmente aquellos en constante movimiento, las personas mayores eran una carga. A veces los abandonaban en el bosque para dejarlos morir.

Del mismo modo, en esta subregión de Etiopía, las costumbres cambian sustancialmente en distancias relativamente cortas. La ropa, la pintura corporal, los peinados, las perforaciones y las marcas de cicatrices varían. También lo hacen los ritos de iniciación y las costumbres matrimoniales. Algunas comunidades practican la mutilación genital femenina, aunque la mayoría de los habitantes del valle del Omo, incluido el Kara, no lo hacen.



Las mujeres de los Mursi se cortan el labio inferior para que, después de años de estiramiento, cuelgue como una banda de goma floja, lo que permite la inserción de un plato para labios en ocasiones especiales. Para otras personas, que viven a una corta distancia, ese tipo de mutilación es impensable. Biwa explicó cómo Dios hizo a todos: los británicos, los italianos, los alemanes, los dassanech, los nyamatom y los kara. Luego recordó hacer a los mursi, dándoles un plato para labios para distinguirlos de los demás.

El salto del toro es el rito de iniciación de los kara. Se alinea una hilera de toros, flanco a flanco, y los niños corren desnudos sobre sus espaldas, teniendo cuidado de no resbalar por los huecos. Los kara realizan su ceremonia solo en grupos grandes, lo que requiere una buena cosecha para proporcionar la carne de cabra, el maíz y la cerveza casera que esperan los invitados.

Una tarde, caminamos a través de Dus y nos detuvimos en la Ceremony House (Casa de Ceremonias), un parlamento de ancianos, una estructura de madera blanqueada por el sol rescatada del Omo y que se armó como la caja de costillas de una ballena azul. En el interior, en lugar debates entre los ancianos, se escuchaba el estridente balido de las cabras. Los ancianos no estaban presentes, explicó Biwa, ya que, privados de la afluencia anual de agua, se mudaron fuera del pueblo para cultivar. Un proyecto que Wild Philanthropy financia es una bomba solar para ayudar a regar las tierras cercanas al río. También espera financiar una clínica local. 



Las prácticas y costumbres cambian rápidamente. Las empresas turcas y chinas invierten en plantaciones de azúcar y algodón que ocupan tierras. Las carreteras de construcción china atraen a los visitantes y exponen a las comunidades a los turistas con dinero y cámaras.

Cuando nos reunimos con los mursi, viajamos en bote durante tres horas río arriba y ellos caminaron ocho horas fuera de las “Montañas Mursi” para reunirse con nosotros. Al principio, las mujeres gritaron cuando vieron sus imágenes atrapadas en la pantalla del iPhone. Sin embargo, como testimonio del genio de Steve Jobs, en cuestión de minutos recorrían rápidamente las fotografías. Este es uno de los pocos rincones de África donde los teléfonos móviles son raros, pero no pasará mucho tiempo antes de que se unan a las AK-47 como un artículo imprescindible.

Algunas tradiciones que desaparecen no deben lamentarse. Hasta hace poco, los niños de Kara que nacieron fuera del matrimonio se consideraban “malditos” y se los dejaba en el exterior para dejarlos morir o se les arrojaba al río Omo. Lemon dice que el infanticidio se detuvo, en gran medida a través de la influencia externa.

De regreso en Dus, al anochecer, el pueblo estaba reunido para un baile. Algunos de los hombres, pintados en sus diseños más lujosos, lucían sombreros trilby usándolos ​​con un ángulo ingenioso. Muchos se reunieron en un gran círculo, bailando y cantando. Las mujeres jóvenes, con el pelo cubierto de ocre y mantequilla, se balanceaban mientras los hombres competían para saltar más alto. Aunque todo era desconocido, desde la pintura hasta la música, el ambiente se parecía mucho al de un baile de pueblo inglés en una danza de cintas.

Parados allí en esa hermosa noche, ignorados por los aldeanos que se divertían tanto como para fijarse en nosotros, fue como ser testigos de una fotografía que se desvanece. Este era el mundo hasta ayer. Durante unos pocos años, y para unos pocos privilegiados, todavía se puede ver hoy.




Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.