• Regístrate
Estás leyendo: Las mejores ciudades para los niños (II)
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 14:37 Hoy

Las mejores ciudades para los niños (II)

Estas no solo aseguran su salud física, sino también su buen desarrollo emocional

Publicidad
Publicidad

Simon Kuper

Para encontrar la mejores grandes ciudades para niños, busqué en países desarrollados y apliqué la “prueba de la paleta”, la preferida de los planificadores urbanos con conocimientos: “¿Un niño puede caminar con seguridad de su casa a la tienda, comprar una paleta y regresar a casa antes de que se derrita?”. Estas son las tres restantes:


Nueva York

Ahora, podría pasar toda una semana en Central Park, o ver a los Mets jugar beisbol o patinar sobre hielo en Bryant Park. Y es que Nueva York trabajó duro para convertirse en un lugar ideal para las familias. También se convirtió en un lugar mucho más seguro a partir de 1990. Las escuelas ampliaron sus áreas de juego y las abren para el uso comunitario en las tardes y los fines de semana.

Pero, en el lado negativo, los neoyorquinos hacen ver a los londinenses como unos vagos. Su semana laboral promedio, incluido el viaje diario al trabajo, es de 49 horas y ocho minutos, la más grande de EU, calcula el contralor de la ciudad, Scott Stringer.

TE RECOMENDAMOS: Las mejores ciudades para los niños (I)

La ciudad también es casi inasequible para las familias. A diferencia de los padres europeos, los neoyorquinos tienen que preocuparse por pagar la atención médica y los centros de nivel preescolar. Y no hablemos de vivienda. Las familias más pobres a menudo tienen que compartir un departamento con otras personas, dice Linda Gibbs, directora de servicios sociales de Bloomberg Associates, un servicio de consultoría filantrópica que creó el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

Nueva York también lleva al máximo la noción estadunidense de la infancia como una preparación agotadora para el éxito en la edad adulta; 1 de cada 5 niños asiste a una escuela privada, generalmente a un costo exorbitante.

Muchos adolescentes en el sistema público cruzan la ciudad hacia la escuela que sus padres consideran la adecuada para ellos. Este “invernadero” es una respuesta racional a la plutocracia de “el ganador se lo lleva todo” que es EU en la época moderna. Para ser justos, los resultados son impresionantes. En Nueva York conocí a la nueva generación de niños multilingües, que en su tiempo libre crean empresas multimillonarias o salvan el planeta.



Berlín

Berlín tiene las escuelas con el peor desempeño de Alemania y un gobierno local disfuncional. Sin embargo, por el lado positivo, es un lugar raro donde los niños pueden crecer en medio de una metrópolis o de la naturaleza. Aquí el espacio era barato, por lo que la ciudad tiene 1,850 parques infantiles públicos. Muchos están en antiguos sitios de bombardeo. Los niños de la ciudad saltan en medio de una historia horrible: piensen en el Mauerpark, donde alguna vez funcionó el Muro de Berlín, o en el lago Wannsee, detrás de la villa donde los nazis planearon el Holocausto.

Muchos niños de primaria viajan solos en transporte público. Los precios de la vivienda subieron, pero a partir de una base baja, por lo que la vida laboral aquí todavía es menos estresante que en metrópolis más ricas.



Amsterdam

Si hay algo que le dio el título de la Unicef de “los niños más felices del mundo” a los niños holandeses en 2013, es la bicicleta. Crecí en los Países Bajos en 1970 andando en bicicleta sin acompañante a partir de los 8 años, sobre los carriles exclusivos para bicicletas. Esa libertad todavía existe en la actualidad. Las bicicletas les dan autonomía a los niños holandeses.

Aún mejor, le dan a los padres autonomía. Criar hijos es más relajado cuando no tienes que ser su chofer.

Los Países Bajos también tienen la tasa más baja de horas laborales en el mundo occidental. Aquí a los workaholicos se les considera personas con problemas.

Los padres en Amsterdam tampoco pasan años haciendo planes para que sus hijos ingresen a la escuela correcta. De hecho, las escuelas en las áreas más pobres pueden ser tan atractivas que reciben la mayor cantidad de financiamiento estatal.

Pasamos unas vacaciones familiares el verano pasado y nunca vi a la ciudad más bella. Casi todos los espacios parecen creados por diseñadores expertos para la gente y no para los automóviles. Amsterdam no es para las personas muy ambiciosas, o para los que sufren del Trastorno Afectivo Estacional, pero es adecuada para todos los demás.



Copenhague

Pídele a los expertos que te den el nombre de la ciudad más amigable con los niños del mundo y generalmente aparece la capital danesa. “Todos los niños en Copenhague tiene un parque de juegos a unos pasos de distancia y no hay dos parques iguales”, se maravilla Penalosa. Y hay juegos en todas partes: un pavimento tiene trampolines instalados.

A pesar del clima, los escandinavos siempre han creído en la crianza al aire libre, dice Linda Akeson McGurk en There’s No Such Thing as Bad Weather.

El primer parque de juegos de aventuras de Dinamarca se construyó en 1943, durante la ocupación alemana. Los bebés aquí duermen solos en sus carreolas, una práctica que llevó al arresto de una pareja danesa cuando la pusieron en práctica frente a un restaurante de Nueva York en 1997.

Copenhague logra pasar la prueba de la paleta. La mitad de sus residentes van al trabajo en bicicleta todos los días. La consultora Dual Citizen la calificó en 2016 como la ciudad más verde del mundo. El lugar es un ejemplo en planeación urbana: una ciudad que trabaja para los niños y las personas mayores, trabaja para todo el mundo.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.