• Regístrate
Estás leyendo: La iluminación es la clave
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 00:33 Hoy

La iluminación es la clave

Para Erika Winters el valor de la iluminación, natural y artificial, es exponencial en la arquitectura de interiores. La interiorista ofrece algunas sugerencias para aprovechar este recurso.

Publicidad
Publicidad

La luz en un interior lo es todo, nos dice Erika Winters. Mientras que la iluminación natural da vida a un espacio, la iluminación artificial se encarga de crear atmósferas aportando drama, intriga o ilusión a un ambiente. Cada una tiene funciones específicas igualmente valiosas.

La interiorista nos hace ver algunos de los errores que se cometen con más frecuencia en cuestión de iluminación. Generalmente son situaciones tan sencillas como, por ejemplo, cuando en baños o tocadores las luminarias se colocan de tal manera, que las personas, al estar frente al espejo, producen sombras que endurecen las facciones.

O cuando indistintamente se utiliza iluminación cálida o fría, sin tomar en cuenta la finalidad que se le quiere dar al espacio y los efectos que producirá sobre este cada tipo de luz.

También las muchas ocasiones en las que se sitúan cortinajes, muebles u objetos que obstruyen el paso de la luz natural. Y qué decir de las luminarias cuya errónea localización impide destacar las características de una determinada pieza de arte.

Existen diversos recursos, afirma Winters, que permiten aprovechar o incrementar la luz natural con la que se cuenta. Estas incluyen medidas más radicales como ampliar las ventanas o instalar domos o celosías. Pero también otras mucho más sencillas.

En el caso de viviendas en las que la luz del sol entra directamente, conviene aplicar colores mates y pálidos en los muros evitando los tonos brillantes. Si la situación es la opuesta: sitios con poca iluminación natural, los colores a elegir son los vivos y brillantes que crean la sensación de luminosidad. Otro recurso muy favorecedor para este tipo de espacios son los espejos frente a una ventana para que reflejen la luz.


La iluminación artificial es esencial en cualquier ambiente, pues permite interactuar en el entorno y con los objetos, puede modificar radicalmente la apariencia de un espacio y su ambiente, comenta la interiorista.

Es importante identificar los diferentes tipos de iluminación a fin de aplicarlos adecuadamente en cada tipo de espacio: la luz general es la principal, la que permite desplazarse por una habitación; puntual es una luz intensa que apunta a un sitio u objeto determinado; ambiental es la que está orientada a crear un cierto ambiente; la decorativa sirve para realzar detalles arquitectónicos u objetos.

La clave para sacar el mejor partido de cada espacio es saber mezclar adecuadamente los diferentes tipos de luz.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.